La caballería.

La caballería estará siempre que la necesites.

La caballería tiene claras sus prioridades.

La caballería, aunque está desperdigada por distintos hemisferios, está preparada para formar filas con tan sólo un silbidito.

Estoy orgullosa de mi cuadrilla de caballería.

Hace unas semanas decidimos perdernos por el Norte de España.

De hecho, uno de esos días nos perdimos de verdad, y por poco terminamos en Francia. Cada uno iba a su bola (o burlao, que ahora sirve para todo) y cuando nos dimos cuenta tan sólo nos habíamos desviado unos 70 kilómetros y es que:

-Me dijisteis que fuera recto y yo, fui recto.

//:

¿Sabéis quién conducía? Creo que ya os hacéis una idea de la personalidad de cada uno de los que forman la Familia Corleone. Él es uno de mis favoritos, bien porque le conozco desde hace más tiempo o bien porque sus historias son las más trambólicas o también puede ser porque siempre le traen la cena en último lugar. Da igual que pida el primero.

Durante esos días, hemos convivido con arañas del tamaño de un puño. Mrs. Two Cents se siente orgullosa de ser una “chica de campo (y de provecho)” pero reconoce que al ver el tamaño de dichos bichitos le salía una risa nerviosa.

La misma que cuando una gaviota te pasa demasiado cerca.

Nothing says summer like a nice seagull shot! Beautiful, can't wait to watch them at the beach.:

Nota: Desde que de pequeña una gaviota me robó mi bocadillo de Nocilla tengo una guerra personal con ellas. De momento, ellas van en cabeza.

En los desayunos, se hacían dos cafeteras. Esto no lo he comentado, pero había uno que aunque había vasos de plástico blancos siempre se cogía el que tenía el estampado de la película “Cars”. Otro era el encargado de las tostadas, que había que hacer en el pasillo porque siempre saben mejor. Disfrutamos de tortitas, atacamos las galletas chiquilín y terminamos la primera noche los botellines de Estrella Galicia.

Los turnos y el tiempo de ducha siempre ha sido nuestro Talón de Aquiles en los viajes. De hecho algún verano, al segundo día, nos hemos tenido que duchar en chanclas.

Or if your Australian. Life's better in thongs :):

Esta vez no hubo chanclas, pero si alguien corriendo de punta a punta de la casa empapado y con espuma porque : “Que no llegamos. No te esperamos”.

Durante esos días adoptamos un perro al que llamamos “Sarni”. Uno de nosotros sigue insistiendo en que intentó atacarle, no le hemos hecho caso. La situación me recordó a un capítulo de Los Simpson (como suele pasar).

En mi cuadrilla, por ironías de la vida, el más grande es el que tiene más facilidad para asustarse. El peluche se llamaba “Wilson”, se lo metíamos dentro de la cama, de la capucha o en cualquier lugar de la casa para que se creyera que le seguía.

Hemos jugado partidas hasta las 6 de la mañana de Monopoly, gastado litro y medio de alcohol y 5 kilos de piñas para que Mr. Fuegote consiguiera encender la chimenea. Todo mérito suyo.

Y , seguimos orgullosos de ti.

Bonfire:

Alguno ha estado al borde del infarto por morder de forma despreocupada una guindilla pensando que era pimiento rojo y aprendieron a distinguir un buen vino, aunque Mrs. Two Cents decidió por su bien seguir siendo fiel a una botella de agua.

Sabia decisión querida.

Llegamos con ganas del reencuentro y nos fuimos pa’ Madrid pasando por Burgos, escuchando Memorias de un Tambor y con el corazón contento.

La caballería estará siempre que la necesites.

La caballería tiene claras sus prioridades.

La caballería, aunque está desperdigada por distintos hemisferios, está preparada para formar filas con tan sólo un silbidito.

Estoy orgullosa de mi cuadrilla de caballería.

20 Less Known Travel Quotes To Inspire You To See The World:

Para ti mi querida Todoterreno.

No más sustos.

Te espera aquí, tu caballería.

-Mrs.Two Cents.

Anuncios

Confiesa Padawan ¿Cómo fue tu primer “Fin de Año”?

Todo empezó con una canción.

Mrs. Two Cents es una nostálgica y cada vez que escucha “Destination Calabria” (canción-temazo-atréveteanegarlo) viaja en el tiempo.

En mi escritorio, a la derecha hay una foto. En ella estamos la Familia Corleone en una de nuestras primeras fiestas de Fin de Año.

Al echar un vistazo por cada uno de nuestros caretos, Mrs. Two Cents no ha podido resistirse, hay que dejar constancia.

¡Por vosotros chavales!

El Gran Gatsby

Necesitaré que te mentalices conmigo.

Lo más seguro es que durante las semanas/mes previo a Fin de Año las conversaciones más frecuentes sean:

¿Y tu dónde vas a ir?¿Hasta qué hora te dejan?Fulanito me ha dicho que va a este sitio¿Qué te vas a poner?¿Y allí quién va?Pero tú di que no sales el resto de Navidades, que estudias y sólo sales en Fin de Año…

Todos esto sería discutido en el por todos conocido y por muchos querido “MSN” (Antiguo Whatsapp pero con MUCHO más carisma)

Una vez llegado el día descubriste ciertas verdades:

1. Vestidos y chicos en traje.

Lo más seguro es que como tú, el resto de chicas también fueran a Zara a comprarse el suyo. No te preocupes, sólo hay otra 30 chicas con tu vestido.

Además, a ti te queda mejor.

Mismo vestido

Nota: Lo más seguro es que se convierta en tu enemiga.

Ellos tampoco lo tienen fácil, es verdad que ya tienen el traje… Pero amigopollo, y la corbata qué?

2. Peinados.

Quiero pensar que eran cosas de la edad y otras modas. Desde aquí, Mrs. Two Cents ruega encarecidamente a los nuevos adolescentes que rebajen la cantidad de gomina en su pelo.

Y mejor no hablo de aquella moda de laca con purpurina. 

Sparkle

3. El poder del Cotillón.

La regla era clara:

“El que consiga un mayor número de sombreros de papel y collares con flecos de plástico… GANA EL CIELO.”

Cotillón dos

En caso de existir globos con Helio… Bueno, lo más probable es que pasaras un buen rato riéndote de tu voz de pitufo.

En mi foto, uno de mis amigos aparece con dos gorritos puestos y tres collares, era feliz.También nos reímos con el Helio.

4. Barra libre y 4 cubatas en mano.

Vodka Colores

– ¿Y todo eso?

– Para no hacer cola después.

…Cuéntame Padawan, ¿Cubatas para mi y por mis compañeros?

Entiendo que quisieras ahorrar tiempo, pero …¿Cada cubata tenía ser de un color diferente?

5. Tic-Tac a quién le tocará.

Lo más seguro es que en tu primer Fin de Año alguien te tirara un cubata por encima.

Si ibas de oscuro te salpicaría el pelo y éste se quedaría pegajoso (Si usas laca con purpurina deberías ponerte en contacto con tu farmacéutico)

Si ibas de claro el afectado sería tu vestido y por qué no, el pelo también.

Nota 1: En caso de llevar medias, da la bienvenida a la M30.

Nota 2: Mi apoyo a todos aquellos a los que les tiraron el cubata por la espalda, en serio.

9742f30e3c5ae41fa0c554c86b0bb0dc

6. Cosas que pasan.

En Fin de Año pasaba de todo y ésa noche daría para conversaciones larguísimas de Messenger.

Gatsby

7. Las colas.

Colas en el baño (donde siempre hacías nuevas amigas o pasaba algo), colas en la barra, colas en el ropero (porque la mayoría habíamos perdido el ticket), colas en cafeterías y colas para coger un taxi.

Ticket

8. Dolor de pies.

Daba igual que te quitaras los zapatos y fueras descalza, los pies seguían doliendo.

Fin de año tacones

Pequeña Padawan, confiesa que comparaste el negro de la planta de tus pies con tus amigas.

9. Año Nuevo.

Es una leyenda, lo más seguro es que nadie de con los que ayer celebraste la entrada del año de señales de vida (Es decir, un “toque” o “sms”) hasta las 7 de la tarde.

Pero al fin y al cabo…

little party

Mrs. Two Cents se lo dedica a todos los que cada fin de año se acuerdan de su pequeño Padawan y sus aventuras… Pero eso, ya Queda entre nosotros.

Feliz 2015.