La caballería.

La caballería estará siempre que la necesites.

La caballería tiene claras sus prioridades.

La caballería, aunque está desperdigada por distintos hemisferios, está preparada para formar filas con tan sólo un silbidito.

Estoy orgullosa de mi cuadrilla de caballería.

Hace unas semanas decidimos perdernos por el Norte de España.

De hecho, uno de esos días nos perdimos de verdad, y por poco terminamos en Francia. Cada uno iba a su bola (o burlao, que ahora sirve para todo) y cuando nos dimos cuenta tan sólo nos habíamos desviado unos 70 kilómetros y es que:

-Me dijisteis que fuera recto y yo, fui recto.

//:

¿Sabéis quién conducía? Creo que ya os hacéis una idea de la personalidad de cada uno de los que forman la Familia Corleone. Él es uno de mis favoritos, bien porque le conozco desde hace más tiempo o bien porque sus historias son las más trambólicas o también puede ser porque siempre le traen la cena en último lugar. Da igual que pida el primero.

Durante esos días, hemos convivido con arañas del tamaño de un puño. Mrs. Two Cents se siente orgullosa de ser una “chica de campo (y de provecho)” pero reconoce que al ver el tamaño de dichos bichitos le salía una risa nerviosa.

La misma que cuando una gaviota te pasa demasiado cerca.

Nothing says summer like a nice seagull shot! Beautiful, can't wait to watch them at the beach.:

Nota: Desde que de pequeña una gaviota me robó mi bocadillo de Nocilla tengo una guerra personal con ellas. De momento, ellas van en cabeza.

En los desayunos, se hacían dos cafeteras. Esto no lo he comentado, pero había uno que aunque había vasos de plástico blancos siempre se cogía el que tenía el estampado de la película “Cars”. Otro era el encargado de las tostadas, que había que hacer en el pasillo porque siempre saben mejor. Disfrutamos de tortitas, atacamos las galletas chiquilín y terminamos la primera noche los botellines de Estrella Galicia.

Los turnos y el tiempo de ducha siempre ha sido nuestro Talón de Aquiles en los viajes. De hecho algún verano, al segundo día, nos hemos tenido que duchar en chanclas.

Or if your Australian. Life's better in thongs :):

Esta vez no hubo chanclas, pero si alguien corriendo de punta a punta de la casa empapado y con espuma porque : “Que no llegamos. No te esperamos”.

Durante esos días adoptamos un perro al que llamamos “Sarni”. Uno de nosotros sigue insistiendo en que intentó atacarle, no le hemos hecho caso. La situación me recordó a un capítulo de Los Simpson (como suele pasar).

En mi cuadrilla, por ironías de la vida, el más grande es el que tiene más facilidad para asustarse. El peluche se llamaba “Wilson”, se lo metíamos dentro de la cama, de la capucha o en cualquier lugar de la casa para que se creyera que le seguía.

Hemos jugado partidas hasta las 6 de la mañana de Monopoly, gastado litro y medio de alcohol y 5 kilos de piñas para que Mr. Fuegote consiguiera encender la chimenea. Todo mérito suyo.

Y , seguimos orgullosos de ti.

Bonfire:

Alguno ha estado al borde del infarto por morder de forma despreocupada una guindilla pensando que era pimiento rojo y aprendieron a distinguir un buen vino, aunque Mrs. Two Cents decidió por su bien seguir siendo fiel a una botella de agua.

Sabia decisión querida.

Llegamos con ganas del reencuentro y nos fuimos pa’ Madrid pasando por Burgos, escuchando Memorias de un Tambor y con el corazón contento.

La caballería estará siempre que la necesites.

La caballería tiene claras sus prioridades.

La caballería, aunque está desperdigada por distintos hemisferios, está preparada para formar filas con tan sólo un silbidito.

Estoy orgullosa de mi cuadrilla de caballería.

20 Less Known Travel Quotes To Inspire You To See The World:

Para ti mi querida Todoterreno.

No más sustos.

Te espera aquí, tu caballería.

-Mrs.Two Cents.

Anuncios

TenTiempoPara …

¿Qué ha pasado contigo maleducada?

Lo sé, pero citaré a Peret y es que queridos,

“No estaba muerta, estaba de parranda”.

(Aunque esta vez se me ha ido de las manos)

c756bcd661cec30b3acd938e71afec7e

He ido al Sur para recuperar el Norte y al Norte para encontrar el Sur.

Decidí que es verdad algo que leí una vez, que la vida es aquello que pasa mientras nos quejamos.

Por eso, hice un alto al fuego. Me alejé de infojobs. De su “hora para el empleo” y de meterme como una posesa para ver cómo iban aquellos procesos eternos de selección. Me fui de vacaciones y no escribí la que sería seguramente mi 44. 755 carta de presentación.

Reconozco que no me costó nada hacer la maleta y decir:

¡Ahí te quedas Madrid!

Yo ahora me preocuparé de ponerme crema solar.

477cc1e69491e6a828bc487b61f1249f

Este verano quise tener tiempo para mi y mi único trabajo fue el de ponerme morena, protegerme de los mosquitos y organizar planes ya que como decimos Monsieur Pizza y yo…

Es verdad que una cañas en una terraza y con amigos o una noche de fiesta siempre es algo que sienta bien pero lo que realmente importa es cómo aprovechas las experiencias. Haz rutas en bici, salta en conciertos aunque no te sepas la letra, piérdete por lugares y pregunta a lugareños, conoce a gente nueva, empápate de lo que te rodea y de paso, cómprate un donnut gigante o un cocodrilo hinchable para hacer el idiota.

Nota: Este año no lo he conseguido pero para el siguiente prometo que serás mio cisne/flamenco/pizza gigante.

d323ddef75fb09ddcfd1ac960b7f2726

Decidí tener tiempo para …

Tomar unos 15 helados de menta con chocolate, pedir unas 10 raciones de rajo (raxo), probar varios mojitos, ver fuegos artificiales, ser un desastre haciendo guacamole y aprenderme alguna canción de Sabina. Hasta he conocido a un campeón de carrera en tacones.

He descubierto terrazas y sitios a los que estoy deseando volver, he escalado, nadado (con poco estilo pero mucha voluntad), rejuvenecido por los baños en aguas gallegas y hecho excursiones en kayak con peleas de fango incluidas.

También he podido verme las caras con algo que siempre había evitado. Esta vez Mrs. Two Cents no pudo escurrir el bulto, tuvo que jugar al Paintball.

Veréis, no es que sea una quejica (¡Ni mucho menos!) pero es que mi querida Familia Corleone está compuesta por verdaderas bestias-adorables. Ha pasado un tiempo y aún tengo alguna que otra marca, pero sobreviví.

He tenido tiempo para practicar una de mis aficiones favoritas. Presumir de Galicia.

De sus lugares secretos, sus meigas, su comida bajo la sombra de una parra, sus playas, su tiempo (Es en serio) y por qué no, de sus orquestas. Últimamente están que lo petan y qué queréis que os diga, hay cierto turismo enxebre que merece la pena.

Y es que Galicia queridos, te regala un paisaje diferente al terminar cada curva de la carretera.

marcha-costa-ferrolana-playa-carino-san-jorge-L-Ooo0Te

He tenido tiempo para ver todo desde otra perspectiva, he aprendido que mi carta de presentación la sigo escribiendo día a día.

He tenido tiempo para entender que para alcanzar el éxito no te montas en un ascensor. Debes subir las escaleras.

He tenido tiempo para volver a conocer a Mrs. Two Cents.

He tenido tiempo para ti, verano.

e14c27555965d77418b983660ff1d2da

Y tú,

Has tenido tiempo?

@mrs_twocents

Oda a mis Converses

Oda a mis Converses

Hace poco Mrs. Two Cents cumplió un año más.

Me tocó celebrarlo en casa (¡Por fin!) en mi adorada Galicia que tan bien acogió a mi Familia Corleone madrileña. Mi querido Monsieur Pizza siempre se mete conmigo por mi excesiva emoción pero es que este año tuve mucha suerte.

Fueron días de sol, playa, excursiones, estrella galicia, anormalidades de los veintitantos y muchas anécdotas con las que seguramente podría escribir un nuevo post.

Doniños

Durante esos días, alguien de la Familia Corleone nos contó que siempre que se iba de viaje llevaba en la maleta sus zapatillas y que al terminar la carrera, se hacía una foto donde se vieran sus zapatillas y el lugar en el que estaba.

Mrs. Two Cents se puso a pensar… ¿Y si yo hubiera hecho lo mismo con mis converses? ¿Qué habría fotografiado estos años?

salto sea

Veréis, mis converses me recuerdan a casa. A lo simple, real y natural, a todo aquello que jamás debes perder de vista. A mis raíces.

De hecho, en mi cabeza son tan sabias como el sombrero seleccionador de Harry Potter.

Nota: Mrs. Two Cents tampoco recibió la carta pero sabe que es de Gryffindor.

Ellas me conocen, están conmigo desde que quedaba “A las 6 donde siempre”, desde que llamabas al telefonillo y preguntabas “Bajas?” para ir a comprar pipas, son dar paseos callearriba-calleabajo y terminar la tarde en el punto de encuentro donde te juntabas con el resto.

Ferrol

Mis converses me han acompañado a mis primeros conciertos, han saltado y gritado a pleno pulmón:

“Yo quiero entrar, en tu garito con zapatillas,

que no me miren mal al pasar”. 

el-canto-del-loco-zapatillas-600x600

Me recuerdan a los primeros amores, a las primeras salidas nocturnas, a amistades perdidas ( ¡A Dios gracias!) y a otras amistades que guardo como trofeos. Amistades de las buenas, de las que siguen ahí aunque existan kilómetros, trabajos y años de por medio.

Son mi primer día de universidad, con nervios e inseguridades pero también mi “vamos a entrar con el pie derecho” en mi último examen de la carrera o del día que conseguí mi carnet de conducir.

road trip

Seguramente en mi imaginaria colección de fotos aparecería alguno de esos momentos. Habría una pequeña Mrs. Two Cents con la cara un poco más redonda, con muchas pulseras en la muñecas (Ya sabes, tonterías de adolescente, una por cada amigo) con ganas de ser mayor y rodeada de algunos miembros, también un poco más pequeños, de la Familia Corleone.

image (60)

Hemos cambiado,  al fin y al cabo se trataba de seguir viviendo.

No obstante, y aunque sigas cumpliendo años, hay algo que debe ir siempre contigo. Acuérdate de echar la vista atrás de vez en cuando. Recuerda tus raíces, de dónde vienes y quiénes han estado contigo.

Y sobre todo, no caigas en el maldito-postureo, sigue teniendo la capacidad de poder disfrutar de las cosas sencillas de la vida.

14290413061181

Se despiden Mrs. Two Cents,

sus converses destrozadas

y sus claveles.

@mrs_twocents

Valentines y valientes

Con motivo de San Valentín Mrs. Two Cents ha estado investigando.

Estos días, mi querida Familia Corleone me ha contado algunas de sus historias de amor y amablemente las han cedido a Two Cents in my pocket pues como yo, saben que algunas son demasiado buenas para acumular polvo.

1. La Agente Tortuga.

Conoce a Mrs. Two Cents desde los tiempos de instituto. Aquellos maravillosos años. Me enorgullece decir que era mi compañera de “pupitre” y que me soplaba los ejercicios de inglés.

¡Ay Mrs. Two Cents, qué tarde llegó a tu vida seriesyonkis! Menos mal que tenías a La Agente Tortuga y a su letra redondita.

12373ba17bd32f046bb6503ffa18a729

Su historia es de un Jueves por la noche. Era de las primeras veces que salían todos los compañeros de máster juntos.

Él iba de punta en blanco. Americana, camisa, zapatos castellanos y alguna colonia que se te queda en la nariz. A mi me gusta llamarle Amante Bandido.

c1425ae68701e5a11765da61de2dd48f

Recordar los tipos de amigos en una discoteca. Un Amante Bandido es aquel que se acerca con la copa en su mano, busca contacto visual y si no lo hay, pues ¡Da igual Valentín!

Te hace la envolvente, estás atrapada. Él habla en tu oído mientras tú, temes porque el contenido de ésa copa que sujeta peligra sobre tu vestido y además, tu cuello ya no admite girar más grados.

Mi querida Agente Tortuga era su prisionera, y es que a ella le gusta bailar y la hora de irse a casa será cuando termine de sonar la última canción. Mandó miradas de socorro al resto de sus compañeros que la miraban divertidos. Entiéndela, no es que no sea una romántica, pero el amor de los Jueves por la noche es mejor tomarlo en pequeñas dosis y con ésta, ya fue suficiente:

“No te das cuenta. No vas a encontrar a nadie como yo.”

Amante Bandido.

2. Elephant elephantus.

Cuenta la leyenda que una vez en metro, de camino a un examen se tomó un cacahuete (Era alérgico, no lo sabía) , su cuerpo empezó a hincharse y se convirtió en Elefante.

Él dice que no ocurrió así exactamente, pero el resto de la Familia Corleone insiste en que se equivoca y que sufre de elefantosis.

f800ec93116b1dda9e3337ef6cfe52d3

Una tarde de primavera paseaba con la que era su actual novia por la calle Goya de Madrid. Él acababa de hacerle un regalo por cumplir otro mes juntos.

Ella sonreía con los ojos y reía sus gracias mientras él confiado le preguntó:

– ¿Te puedo decir una cosa?

-Sí, claro.

-Me gustas más con el pelo liso como estás ahora que rizado.

Fue el fin de una bonita historia de amor. Ella le dejó allí mismo pues su pelo, era sagrado.

La Familia Corleone le apoyó durante el proceso de duelo, pero sabe dios que nos alegramos por poder recordar en cada cena a las ex novias locas y sus rarezas.

3. Pequeño Tsunami.

Término acuñado allá por 2007, en una mesa del Burguer King mientras me contaba su última catástrofe sentimental.

Es otro de mis grandes tesoros descubiertos en el instituto. No escribo sobre mi pequeño Tsunami por alguna historia en concreto si no por su actitud en general. Ha tenido sus desamores y altibajos por supuesto, igual que siempre hemos tenido todos pero lo que le hace especial es su capacidad para golpear con un buen gancho de derecha.

Ella nació para vivir todas las estaciones como si fueran verano.

16373bc362568bdf37b618873dfe4dbf

¿Acaso no es necesario rodearse de gente así?

4. Il muscoloso.

Si me estás leyendo, en un principio iba a llamarte “Il Porco” por aquel viaje a Italia en el que fuiste rebautizado. He sido buena para no condicionar tu historia.

Hacía apenas unas semanas desde que la que había sido su novia decidió cortar la relación (Querida, qué error cometiste!).

No sé si a vosotros os habrá pasado alguna vez, pero en los días siguientes recibís un mensaje que pone

“¿Quedamos para hablar?”

Tu y yo sabemos Padawan que para “hablar” ya está el teléfono.

Il Musculoso aceptó la invitación (Sabiendo de antemano que su ex ya estaba conociendo a otra persona). Dieron un paseo por el centro de Madrid y ella, decidió entrar en Séphora para comprarse maquillaje.

Ya sabéis, base, polvos, sombras,…

Bien, mi querido Il Musculoso no sólo no consiguió volver a conquistar a su ex si no que además, tuvo que pagar su maquillaje pues a ella se le había “olvidado” la cartera.

-Pero no te preocupes, te lo devuelvo el próximo día que quedemos.

Que en realidad, fue nunca.

f752bd86616eee156cc5d39436209431

5. Dusty Man.

Este verano la Familia Corleone se fue de vacaciones a Tarifa unos días. Allí, nos reencontramos con un muy querido amigo nuestro que no vemos tanto como nos gustaría.

fe76770f67c4936f40de1f6ac3695eab

Es una persona que quizá, por la sangre que corre por sus venas, tiene una facilidad para hacer reír. Por norma general, es el que termina en los reservados de la discoteca con nuevos-mejores-amigos. Sabe bailar, cantar, cocinar y usar 35 sartenes a la vez,  imitar voces y es experto en fotografiarse a si mismo.

Además, sabe hacer a la perfección el sonido de una alarma al pitar cuando sales de una tienda. Prueba un día a salir con él de Zara, verás la confusión que se genera.

Bien, una noche de verano habíamos organizado unas copas entre todos los pisos. Dusty Man ya se había cambiado 3 veces de camisa/camiseta mientras estábamos tomando algo. En un momento de la noche decidió probar suerte con un grupo de chicas.

Ya sabéis, acercarse, soltar alguna gracia para romper el hielo y dejar caer que estás soltero. El pobre Dusty Man no fue aceptado y le llamaron “Basura”, tal cual, como suena.

Se pasó toda la noche lamentándose, señalando cubos de basura y gritando desconsolado:

-¡Me ha dicho que soy como ésto! Como éste cubo de basura. Nunca me habían llamado algo así.

d74d880d20a0f2827e123b79c2ea673e

Mrs. Two Cents celebró ayer San Valentín rodeada de amigos cenando en una mesa redonda (Que no cuadrada) y terminó la noche jugando al billar.

Para vuestra información, creo que me puedo convertir en una estupendástica profesional pues metí bolas de mi equipo, del contrincante y hasta la blanca (Varias veces)

Mrs. Two Cents ahora te dice:

Quizá también te cruzaste con algún valentín, pero recuerda que al final todo se quedará en una  anécdota de la que podrás reírte. Que al fin  y al cabo, hay que ser valiente y vivir cada día como si  siempre fuera verano.

7e29ad39aea80aeae9876320dd073ace

.-Mrs. Two Cents.