Madrid, Madrí, Madriz

Hacía tiempo que tenía pensado escribir sobre ti.

Al fin y al cabo, me acogiste con los brazos abiertos y aunque los primeros días creí ser incapaz de apañarme con las estaciones de metro, los andenes y en qué lado de las escaleras mecánicas ponerme.

Conseguiste que me adaptara a ti.

A ti, Madrid.

A tu ritmo frenético.

¿Te acuerdas de lo mal que empezamos aquella primera semana? Que si algún gracioso me roba el móvil, que ¡Aydios! qué caro es todo,que qué ruido…

Pero no fue tu culpa, lo reconozco.

Yo echaba de menos el mar y me costó aprender a valorar el color de tu cielo y disfrutar de la verde calma que me daba el Retiro.

#Madrid Parque del Buen Retiro:

El primer curso no fue el mejor en cuanto a rendimiento académico se refiere (Y el segundo tampoco, no vamos a engañarnos). Lo que peor llevé fue aquella maldita pelea y espiral por la que hoy me alegra tanto haber pasado.

Por mi parte, doy gracias a Tío Pepe.

Tío Pepe siempre tiene algo que decirte mientras esperas en el Kilométro 0. Ya sabes, le gusta hablar de la vida y acompañarlo con una copita de vino mientras le cuentas qué te ronda la cabeza.

-Chatina tranquila, que de ésta sales.

El famoso Tio Pepe de la Puerta del Sol, Madrid >3:

Y salí, ya ves si salí.

Con mucha fuerza y taconeando fuerte, como Lola Flores, celebré el perderlas de vista y les canté a pleno pulmón que “Os vaya bonito”.

Volví a disfrutar de los kilómetros que me quedaban por contar.

Lo sigo haciendo.

Recorrí tus calles, ¿Te acuerdas Madrid? Con las converses puestas y con “Lorenzo I” en mi bolsillo.

cava baja La Latina Madrid:

Para los que no lo sabéis, “Lorenzo I” es una concha. Me la dio mi hermano pequeño para que no olvidara mi playa, nuestra playa. Dijo que así me acordaría del verano para no volver a suspender, que me iba a dar suerte en los exámenes. Yo así lo creo.

Suelo llevarla en el bolsillo de mi cazadora verde cuando tengo algo importante rondándome en la cabeza, y en el pantalón vaquero cuando tengo una entrevista trabajo o un examen. De hecho, cuando estudiaba y me desesperaba siempre tenía a Lorenzo I en la mano para que me diera consuelo.

Dime Madrid,

¿De verdad te acuerdas de mis paseos por tus calles?

¿Te acuerdas de tus Ferias de Abril?

¿Te acuerdas de cuando les conocí?

¿Te acuerdas de cuando le conocí?

Atocha Station | Madrid, Spain:

Ya son casi 9 años contigo.

Sabes que duermo con la ventana abierta porque me gusta el frío mañanero, conoces mi rincón favorito del Retiro y que el Ángel Caído es de mis sitios favoritos para ver atardecer, no entiendes por qué en mis bolsillos siempre hay algún paquete olvidado de ketchup del McDonalds y sabes que me gusta subir a la azotea para verte desde arriba y con la cabeza en las nubes.

Te reíste de nosotros cuando corríamos por hacer botellón en El Reina Sofía. No me creíste cuando te conté que alguno de mis amigos había salido en Callejeros. Me hiciste pasar un frío del mil demonios esperando a que abriera el metro mientras escuchábamos el secreto de las tortugas.

Madrid's Atocha Station Doubles as an Indoor Botanical Garden and Turtle Sanctuary,:

Puedo decir que me empujaste a conocer a La Familia Corleone de Madrí y me animaste a mezclarla con la de Galicia.

Esta mañana he pensado en ti, Madrid.

Que los kilómetros siguen corriendo pero ya estoy acostumbrada a tu ritmo frenético.

Y si cunde el pánico, Tío Pepe me guiñará un ojo y con su copa de vino brindará por mi mientras me repite:

-Chatina tranqila, que de ésta también sales.

Nuevo capítulo.

Con ellos,

ellas

y con él.

Anuncios

Soy una maleducada

Ha pasado sin querer.

Prometo que no me he dado cuenta.

De hecho, sigo cediendo mi sitio en el Metro cuando entra una persona mayor, también espero para empezar a comer y la servilleta siempre está en mis rodillas. Termino siempre todo lo que está en mi plato, aunque sea carpaccio, remolacha o el maldito sushi.

(Nota: Desde aquí digo que se debe desconfiar de aquellas personas que prefieren el sushi a una buena tortilla de patatas).

Estrecho la mano con fuerza y saludo a todo el mundo por su nombre, suelo dedicar varias sonrisas al día a gente desconocida y entablo conversaciones con la de la panadería, el portero y hasta he conseguido ganarme al chino de debajo de mi casa.

Últimamente me regala chicles y cuando paso por delante me saluda levantando la cabeza lo cual, es algo que hace unos años, me parecía imposible conseguir.

c4fdd2e324417f2fb496bf9c9d2ccc10

Ahora todo ha cambiado.

Soy una maleducada y mi letra escarlata son dos tics azules.

whatsapp

Veréis, desde hace un tiempo cada vez que empiezo una conversación me encuentro pidiendo perdón.

Ha llegado un punto en el que incluso durante una cena si no saco el móvil y contesto inmediatamente alguno de los mensajes recibidos estoy siendo una maleducada.

Y pobre Mrs. Two Cents como los mensajes sean leídos y no contestados. En dicho caso mi mala educación vendrá también cargada de vergüenza.

Últimamente todo empieza con un:

“Perdona, estaba cenando”,

“Perdona, estaba en el tren”,

“Perdona estaba en la calle,

perdona, perdona…”

Mrs. Two Cents ha tomado una decisión.

Never apologizeA partir de ahora disfrutaré de mi mala educación.

Seguiré sin sacar el móvil cuando estoy rodeada de gente, me centraré en escuchar las conversaciones que tienen lugar en la mesa, me preocuparé de reírme con ganas de mi insolencia y de no hacer caso del dichoso parpadeo azul o verde que me mira con ojos acusadores.

Durante una clase en la universidad un profesor nos dijo que había un estudio (Siempre hay uno) que demostraba que la mayoría de los mensajes enviados por whatsapp eran inútiles. No aportaban nada. Y que además, el único momento en el que nos alejábamos del móvil era cuando nos metíamos en la ducha.

¡Qué terrible sensación la pérdida de libertad!

Querida nostalgia,hubo un tiempo en el que no tenía saldo, en el que no miraba el móvil cada 5 minutos, en el que existían los fin de semana locos de Movistar, en el que inventamos un nuevo lenguaje y terminábamos nuestros mensajes con “cnt”.

Hubo un tiempo en el que para saber si un plan era cool no me hacía falta conseguir likes. (Hubo un tiempo en el que ni si quiera utilizábamos la palabra cool).

No estoy diciendo que no me gusten las nuevas tecnologías pero admito que cada vez me gusta más ser una maleducada.

A partir de ahora, llevaré mi letra escarlata como mi seña de identidad, no mi yugo.

Live free

No volveré a pedir perdón

y es que al fin y al cabo,

estoy disfrutando de una vida sin filtros.

No filter

Verás qué disgusto cuando se lo diga a mis padres.

Ellos, que me habían educado tan bien.

.-Mrs. Two Cents

@Mrs_TwoCents

Oda a mis Converses

Oda a mis Converses

Hace poco Mrs. Two Cents cumplió un año más.

Me tocó celebrarlo en casa (¡Por fin!) en mi adorada Galicia que tan bien acogió a mi Familia Corleone madrileña. Mi querido Monsieur Pizza siempre se mete conmigo por mi excesiva emoción pero es que este año tuve mucha suerte.

Fueron días de sol, playa, excursiones, estrella galicia, anormalidades de los veintitantos y muchas anécdotas con las que seguramente podría escribir un nuevo post.

Doniños

Durante esos días, alguien de la Familia Corleone nos contó que siempre que se iba de viaje llevaba en la maleta sus zapatillas y que al terminar la carrera, se hacía una foto donde se vieran sus zapatillas y el lugar en el que estaba.

Mrs. Two Cents se puso a pensar… ¿Y si yo hubiera hecho lo mismo con mis converses? ¿Qué habría fotografiado estos años?

salto sea

Veréis, mis converses me recuerdan a casa. A lo simple, real y natural, a todo aquello que jamás debes perder de vista. A mis raíces.

De hecho, en mi cabeza son tan sabias como el sombrero seleccionador de Harry Potter.

Nota: Mrs. Two Cents tampoco recibió la carta pero sabe que es de Gryffindor.

Ellas me conocen, están conmigo desde que quedaba “A las 6 donde siempre”, desde que llamabas al telefonillo y preguntabas “Bajas?” para ir a comprar pipas, son dar paseos callearriba-calleabajo y terminar la tarde en el punto de encuentro donde te juntabas con el resto.

Ferrol

Mis converses me han acompañado a mis primeros conciertos, han saltado y gritado a pleno pulmón:

“Yo quiero entrar, en tu garito con zapatillas,

que no me miren mal al pasar”. 

el-canto-del-loco-zapatillas-600x600

Me recuerdan a los primeros amores, a las primeras salidas nocturnas, a amistades perdidas ( ¡A Dios gracias!) y a otras amistades que guardo como trofeos. Amistades de las buenas, de las que siguen ahí aunque existan kilómetros, trabajos y años de por medio.

Son mi primer día de universidad, con nervios e inseguridades pero también mi “vamos a entrar con el pie derecho” en mi último examen de la carrera o del día que conseguí mi carnet de conducir.

road trip

Seguramente en mi imaginaria colección de fotos aparecería alguno de esos momentos. Habría una pequeña Mrs. Two Cents con la cara un poco más redonda, con muchas pulseras en la muñecas (Ya sabes, tonterías de adolescente, una por cada amigo) con ganas de ser mayor y rodeada de algunos miembros, también un poco más pequeños, de la Familia Corleone.

image (60)

Hemos cambiado,  al fin y al cabo se trataba de seguir viviendo.

No obstante, y aunque sigas cumpliendo años, hay algo que debe ir siempre contigo. Acuérdate de echar la vista atrás de vez en cuando. Recuerda tus raíces, de dónde vienes y quiénes han estado contigo.

Y sobre todo, no caigas en el maldito-postureo, sigue teniendo la capacidad de poder disfrutar de las cosas sencillas de la vida.

14290413061181

Se despiden Mrs. Two Cents,

sus converses destrozadas

y sus claveles.

@mrs_twocents

Así fueron mis exámenes

Mrs. Two Cents también sufrió sus exámenes. Ahora ya están superados y puede mirar hacia atrás con una sonrisa de orgullo y nostalgia. Eso sí, le resulta inevitable no solidarizarse con todos aquellos que ahora deben enfrentarse a tan ardua tarea.

Atentos, que empezamos.

¿Qué pasa realmente en los exámenes? Situaciones y ocurrencias según Mrs.Two Cents.

1.Tráfico ilegal de apuntes, mafias y guetos.

Confieso que nunca he ido a la Academia pero mis apuntes sí. Las semanas previas a los exámenes miraba con otros ojos a mi compañero de al lado y al de delante que tenía ésa letra tan bonita y con ésos apuntes que…”Uno del año pasado dijo que con ésos apuntes apruebas fijo”.

158163a0b52be1784ad18175997bac89

Todos los que han ido a Academias tienen “El Poder” mientras a tí te tocaba suplicar, hacer la pelota, tragarte paradas de metro para conseguirlos o intercambiar apuntes como si fueran cromos.(Nopi, nopi, sipi, sipi)

2. No existen los días de la semana.

La línea temporal se distorsiona. No sabes decir en qué día exacto de la semana vives. No habrá Lunes, ni Martes,ni…Sus nombres serán reemplazados por asignaturas.

Timing

3. Supersticiones y manías.

Mrs.Two Cents:

“El boli con el que estudiaba era con el que hacía el examen. Todo el mundo sabe que acumula suerte.”

Muchas veces compré “Libretas de lista” es decir, una libreta con inteligencia propia y superior a la mía que me ayudaba a solucionar cualquier problema. También reconozco que tengo una colección de rotuladores edding digna de exposición.

edding

Por otro lado, todos aquellos bolis con los que aprobé asignaturas imposibles y ya no tienen tinta… Bueno, también los guardo (Principio de Síndrome  de diógenes).

4. Hablar solo y ataques de risa sin sentido.

Ambos asociados con la falta de sueño y los nervios. Tendrás una vida interior muy intensa y hablarás con tus apuntes, les pedirás que por favor se porten bien y te enfadarás con ellos cuando no les entiendas.

“¿Y si ahora me dejo esta y estudio la otra que aunque nunca la he tocado tengo más días?”, “Pero cómo es esto? No puede ser tan difícil.”, “La solución no coincide con la mía. Estará mal en el libro”, “Si me la dejo , no pasa nada… En Septiembre no me importa estudiarla”, “Fulanito me dijo que en 2 días se la sacó, puedo forzar”.

bla bla bla

Querido Padawan, has de saber lo siguiente, Fulanito es un cabroncete. Todo el mundo dice que una asignatura es fácil una vez ha sido aprobada. Y en Septiembre sí te importará estudiar. De hecho, maldecirás a tu Padawan del pasado por suspender.

5. Soñadores y leyendas.

El día antes de un examen nunca habéis deseado que el profesor tuviera un desliz y que sin querer subiera el examen completo al campus virtual o que en El Rincón del Vago apareciera el examen resuelto.

Mrs.Two Cents sí.

Una vez tuve un profesor que se iba a jubilar ése mismo año, todos creímos que ya que el hombre se iba de la Universidad  su corazón se ablandaría  y nos aprobaría a todos.

(Fulanito nos aseguró que ya había pasado alguna vez)

No fue así. De hecho, tuvo lugar la mayor criba que ha existido y existirá jamás de los jamases en toda la historia pasada, presente y futura de la universidad.

Exam

6. Horas, minutos y moscas.

La especie humana está dividida en dos tipos de personas. Las primeras empezarán a estudiar a “en punto” o “a las y media”.

Las segundas son más precisas, su horario no tiene números redondos.Pueden levantarse a las 5.12 de la mañana para estudiar y terminar a las 9.35 porque a las 10.05 deben enviar un trabajo.

Now clock

Suele existir una tendencia a quedarse ensimismado delante de los apuntes pensando en los placeres banales que te estás perdiendo por estar estudiando o en si realmente la Estadística/Sociología/Econometría… te van a servir de algo en un futuro.

“Si eso ya lo hace un ordenador.”

7. Dormir.

Sería secundario (Aunque no debería serlo) y cuando lo hacías tenías pesadillas del tipo:

Llegar tarde un examen, situaciones absurdas con tus apuntes, suspensos por doquier,…

8. El hystericus monstrum.

Son amigos a los que quieres pero que durante dos semanas sufren una transformación. Se convierten en un ser monstruoso capaz de formular 5.000 preguntas por segundo y hacerte dudar hasta del nombre de tu santísima madre.

Mike wazosky

Nota: Suelen mandarte varios whatsapp, y antes de cada examen están en la puerta cargados de apuntes (millones y millones de apuntes) y no paran de agitar papeles mientra te dien “¿Pero no repasas nada? No sé como puedes”, “¿Te miraste el tema que el profesor dijo que no iba a caer pero Fulanito dice que sí?”,.

9. Fulanito.

¿Recuerdas aquella asignatura que tu suspendiste y que has ido arrastrando durante toda la carrera?

Él no.

De hecho, el examen sí lo tenía suspenso pero se equivocaron en las actas y apareció como aprobado. Cuando él va a las revisiones, le aprueban. Si un examen tiene 20 temas y sólo se estudia 5, también aprueba.

Es la excepción que confirmará la regla, será el creador de leyendas.

10. Desasosiego y cábalas.

Una vez terminada la aventura, quedaba la peor parte. Esperar el resultado.

Hacías cábalas con tus compañero,comparabas resultados, los más valientes volvían a revisar sus apuntes, puntuabas hacia arriba o puntuabas hacia abajo poniéndote en el peor de los casos. Actualizabas continuamente el Campus Virtual o preguntabas si las notas del otro curso habían salido ya.

que sera sera

Tranquilo Padawan, lo peor que puede ocurrir es que suspendas pero mañana seguirás respirando.

Mucha cosa de esa (Decir suerte trae mala suerte) para todos los que ahora tengan exámenes y para el resto, también.

Aunque eso, ya queda entre nosotros.

.-Mrs.Two Cents