Soy una maleducada

Ha pasado sin querer.

Prometo que no me he dado cuenta.

De hecho, sigo cediendo mi sitio en el Metro cuando entra una persona mayor, también espero para empezar a comer y la servilleta siempre está en mis rodillas. Termino siempre todo lo que está en mi plato, aunque sea carpaccio, remolacha o el maldito sushi.

(Nota: Desde aquí digo que se debe desconfiar de aquellas personas que prefieren el sushi a una buena tortilla de patatas).

Estrecho la mano con fuerza y saludo a todo el mundo por su nombre, suelo dedicar varias sonrisas al día a gente desconocida y entablo conversaciones con la de la panadería, el portero y hasta he conseguido ganarme al chino de debajo de mi casa.

Últimamente me regala chicles y cuando paso por delante me saluda levantando la cabeza lo cual, es algo que hace unos años, me parecía imposible conseguir.

c4fdd2e324417f2fb496bf9c9d2ccc10

Ahora todo ha cambiado.

Soy una maleducada y mi letra escarlata son dos tics azules.

whatsapp

Veréis, desde hace un tiempo cada vez que empiezo una conversación me encuentro pidiendo perdón.

Ha llegado un punto en el que incluso durante una cena si no saco el móvil y contesto inmediatamente alguno de los mensajes recibidos estoy siendo una maleducada.

Y pobre Mrs. Two Cents como los mensajes sean leídos y no contestados. En dicho caso mi mala educación vendrá también cargada de vergüenza.

Últimamente todo empieza con un:

“Perdona, estaba cenando”,

“Perdona, estaba en el tren”,

“Perdona estaba en la calle,

perdona, perdona…”

Mrs. Two Cents ha tomado una decisión.

Never apologizeA partir de ahora disfrutaré de mi mala educación.

Seguiré sin sacar el móvil cuando estoy rodeada de gente, me centraré en escuchar las conversaciones que tienen lugar en la mesa, me preocuparé de reírme con ganas de mi insolencia y de no hacer caso del dichoso parpadeo azul o verde que me mira con ojos acusadores.

Durante una clase en la universidad un profesor nos dijo que había un estudio (Siempre hay uno) que demostraba que la mayoría de los mensajes enviados por whatsapp eran inútiles. No aportaban nada. Y que además, el único momento en el que nos alejábamos del móvil era cuando nos metíamos en la ducha.

¡Qué terrible sensación la pérdida de libertad!

Querida nostalgia,hubo un tiempo en el que no tenía saldo, en el que no miraba el móvil cada 5 minutos, en el que existían los fin de semana locos de Movistar, en el que inventamos un nuevo lenguaje y terminábamos nuestros mensajes con “cnt”.

Hubo un tiempo en el que para saber si un plan era cool no me hacía falta conseguir likes. (Hubo un tiempo en el que ni si quiera utilizábamos la palabra cool).

No estoy diciendo que no me gusten las nuevas tecnologías pero admito que cada vez me gusta más ser una maleducada.

A partir de ahora, llevaré mi letra escarlata como mi seña de identidad, no mi yugo.

Live free

No volveré a pedir perdón

y es que al fin y al cabo,

estoy disfrutando de una vida sin filtros.

No filter

Verás qué disgusto cuando se lo diga a mis padres.

Ellos, que me habían educado tan bien.

.-Mrs. Two Cents

@Mrs_TwoCents

Anuncios

Mil millones más.

Mil millones más.

Veréis, hasta ayer pensaba escribir sobre otra cosa. Algo mucho más ligero, y con el toque de gracia que intenta mantener Mrs. Two Cents.

Ya tenía pensadas varias frases y hasta algunas fotos. Debéis saber que Mrs. Two Cents piensa sobre qué escribir mientras se pierde por Madrid , o en medio de una cena con la Familia Corleone o incluso por una charla que ha tenido con el portero o con una dependienta.

De hecho, la Oda a mis Converses surgió mirándome los pies.

Converse white

Todo esto viene a que ayer, mientras estaba en una charla informativa sobre un curso no paré de hacer preguntas. Desde aquí queridos, os confieso que suelo preguntar mucho, quizá no tanto como mi querido Monsieur Pizza (¡Gracias a Dios!) pero sí lo suficiente.

Hace años, en el colegio, tuve una profesora de Tecnología que nos contaba que ella nunca había dejado de estudiar, siempre quiso seguir aprendiendo y cuando por ejemplo, se compraba un ordenador investigaba todo lo posible para poder aprovecharlo al máximo “Al fin y al cabo has pagado por él, como mínimo deberías saber cómo usarlo”.

Y lo mismo le pasaba con todo lo demás. Era una apasionada del arte, pasaba de un estilo a otro y te hablaba sobre pintores con una pasión contagiosa. Su artista favorito era Leonardo Da Vinci.

Leonardo da vinci

Mi reflexión surgió a la salida de dicha charla informativa mientras andaba por un bordillo (Nivel: equilibrista) y hablaba por teléfono con Monsieur Pizza.

5c2c3f0c0a6ffe2ddecd6348c7687dad

Le contaba que la persona encargada de gestionar dicho cursillo-cursete me había respondido a modo ¿Mofa? cuando le pregunté sobre los docentes y sus CV.

Considero de vital importancia mi tiempo y, después de haber estudiado una carrera de la que me siento realmente orgullosa y conocer a profesores magníficos tengo claro que debo leer la letra pequeña para saber en qué me estoy metiendo y saber si podré aprovecharlo al máximo.

Y eso incluye tener iniciativa, no dar las cosas por hecho y hacer mil millones de preguntas para seguir aprendiendo.

walt disney

Desde aquí os pido que prometáis seguir manteniendo vuestra curiosidad. No la que mató al pobre gato pero sí la que hizo que el gato se mereciera sus 7 vidas. La que hace que surjan nuevas ideas, proyectos y la que impide que te conviertas en una momia.

JUMP

Da igual que sigas sin trabajo amigo, a todos nos toca de cerca pero ya llegará y puede ser que los datos del paro hayan bajado y que tú no seas una de las razones (Tranqui, tu y yo sabemos que no es tan fácil). Entiendo que te quedaras descolocado porque la entrevista de trabajo no salió como te esperabas, o que algunos días sólo pienses en volver a casa y que “Quién me mandaría a mi” coger una maleta e irme fuera.

b8907386d6c552e97331b1f9095c315a

Recuerda que nadie dijo que fuera fácil pero que hay mil millones de razones para reinventarse. Mantén tu curiosidad y conserva tu instinto felino. Nunca dejes de preguntar por tener miedo a resaltar. Levanta la mano, la voz y pisa fuerte.

Tienes mil millones de aventuras más por vivir y tú querido, serás el protagonista.

replace quote

Y el resto, ya queda entre nosotros.
Mrs. Two Cents
@Mrs_TwoCents

Gracias papá y mamá.

Oda a mis Converses

Oda a mis Converses

Hace poco Mrs. Two Cents cumplió un año más.

Me tocó celebrarlo en casa (¡Por fin!) en mi adorada Galicia que tan bien acogió a mi Familia Corleone madrileña. Mi querido Monsieur Pizza siempre se mete conmigo por mi excesiva emoción pero es que este año tuve mucha suerte.

Fueron días de sol, playa, excursiones, estrella galicia, anormalidades de los veintitantos y muchas anécdotas con las que seguramente podría escribir un nuevo post.

Doniños

Durante esos días, alguien de la Familia Corleone nos contó que siempre que se iba de viaje llevaba en la maleta sus zapatillas y que al terminar la carrera, se hacía una foto donde se vieran sus zapatillas y el lugar en el que estaba.

Mrs. Two Cents se puso a pensar… ¿Y si yo hubiera hecho lo mismo con mis converses? ¿Qué habría fotografiado estos años?

salto sea

Veréis, mis converses me recuerdan a casa. A lo simple, real y natural, a todo aquello que jamás debes perder de vista. A mis raíces.

De hecho, en mi cabeza son tan sabias como el sombrero seleccionador de Harry Potter.

Nota: Mrs. Two Cents tampoco recibió la carta pero sabe que es de Gryffindor.

Ellas me conocen, están conmigo desde que quedaba “A las 6 donde siempre”, desde que llamabas al telefonillo y preguntabas “Bajas?” para ir a comprar pipas, son dar paseos callearriba-calleabajo y terminar la tarde en el punto de encuentro donde te juntabas con el resto.

Ferrol

Mis converses me han acompañado a mis primeros conciertos, han saltado y gritado a pleno pulmón:

“Yo quiero entrar, en tu garito con zapatillas,

que no me miren mal al pasar”. 

el-canto-del-loco-zapatillas-600x600

Me recuerdan a los primeros amores, a las primeras salidas nocturnas, a amistades perdidas ( ¡A Dios gracias!) y a otras amistades que guardo como trofeos. Amistades de las buenas, de las que siguen ahí aunque existan kilómetros, trabajos y años de por medio.

Son mi primer día de universidad, con nervios e inseguridades pero también mi “vamos a entrar con el pie derecho” en mi último examen de la carrera o del día que conseguí mi carnet de conducir.

road trip

Seguramente en mi imaginaria colección de fotos aparecería alguno de esos momentos. Habría una pequeña Mrs. Two Cents con la cara un poco más redonda, con muchas pulseras en la muñecas (Ya sabes, tonterías de adolescente, una por cada amigo) con ganas de ser mayor y rodeada de algunos miembros, también un poco más pequeños, de la Familia Corleone.

image (60)

Hemos cambiado,  al fin y al cabo se trataba de seguir viviendo.

No obstante, y aunque sigas cumpliendo años, hay algo que debe ir siempre contigo. Acuérdate de echar la vista atrás de vez en cuando. Recuerda tus raíces, de dónde vienes y quiénes han estado contigo.

Y sobre todo, no caigas en el maldito-postureo, sigue teniendo la capacidad de poder disfrutar de las cosas sencillas de la vida.

14290413061181

Se despiden Mrs. Two Cents,

sus converses destrozadas

y sus claveles.

@mrs_twocents

Rumores y menti … Historias.

Cada semana intentamos volver a juntarnos.

Todos tienen sus trabajos, estudian su máster o llegan agotados después de una semana de estrés y sueño acumulado. Alguien de la Familia Corleone  a quien llamaremos “Il ragazzo peligrouso” siempre dice lo siguiente:

“Si quieres ver a alguien. Le ves.”

Tiene razón.

Esta semana el ritual de quedada fue mejor, pues nos reencontramos con alguien de la Familia Corleone a quien hacía meses que no veíamos. Le podríamos llamar hijo pródigo, aunque creo que me gusta más “Bolindrín”.

Bolindrín es un buen amigo, mejor persona y un pésimo jugador de palas. Él es experto en las claras de huevo, un excelente nadador (¿no?) y quedó finalista en la categoría “Comer a la velocidad de la luz. Tarifa 2013”.

Además, y aunque aún no está demostrado, tocar su cabeza da suerte.

¡Mrs. Two Cents deja de irte por las ramas!

A lo que iba, mientras cenábamos en un sitio de Madrid y como es tradición, empezamos a recordar viejas batallitas. Reconozco que me enteré de alguna que no conocía y que me hizo reír hasta doblarme. Algunas de las historias contadas el otro día fueron reales y otras empezaron como rumores imposibles de creer pero a base de ser repetidas se convirtieron en verídicas y son contadas a las nuevas generaciones.

Ejemplo: Mi amigo que se convirtió en elefante o como la historia de Joey en Friends a lo mochilero por Europa.

Mrs. Two Cents ha recopilado algunas y espera que le contéis las vuestras, ¡Ahí van!

1. Estanque del Retiro.

Mrs. Two Cents NO desmentirá del todo esta historia pues en su cabeza ha construido ése día a la perfección.

Bien, sería Abril y Madrid ya olía a primavera, Mrs. Two Cents y alguien de la Familia Corleone a quien llamaremos “Monsieur Pizza” tenían una… ¿Cita?

f32fe698ae0841d15f013636b3662e7f

Como ocurre siempre que se empieza a quedar con una Pizza, o chico, tus amigas te acribillan a preguntas, de las cuales, no sabes responder a la mayoría.

Mrs. Two Cents, que ya estaba un poquito cansada de contar la misma historia y que además, prefería guardarse algo de ése día para ella, decidió tomar medidas.

Pensó que lo mejor sería centrar la atención en otro momento de la cita y no en la cita en sí.

Por ello, empezó a contar que durante la tarde, Monsieur Pizza quiso devolver un balón de fútbol a unos niños que se les había escapado mientras jugaban más adelante.

¡Pobre Monsieur Pizza! Qué mala suerte tuvo, que al chutar y como el balón estaba cerca de un estanque perdió el equilibrio y acabó dentro, empapado.

-Pero tía/tío no le comentes nada,… que el pobre ya pasó bastante vergüenza. Si le preguntas te va a decir que es mentira.

Así fue, aquella historia aún sigue circulando como cierta.

Han pasado unos cuantos años y seguimos riéndonos juntos… Así que supongo, que Mrs. Two Cents no lo hizo tan mal al fin y al cabo.

tumblr_n0wsjalohg1qlf2exo1_500

2. Esmoquin blanco.

Era fin de año y a alguien de la Familia Corleone se le ocurrió aparecer con un esmoquin-blanco-astronauta ( Dícese de esmoquin blanco con reflejos brillantes) y con zapatos de punta.

Lo que ocurrió aquella noche aún no está muy claro y hará falta hacer una investigación mayor. Eso sí, sabemos seguro que lo del traje era cierto (Existe un montaje de fotos que lo demuestra) , que aquella noche conoció e hizo buenas migas con una ¿Celebrity? de las redes sociales de aquella época y que al día siguiente se despertó convertido en mono.

d982f91eef9f4b97d2f03321db4fc1b1

Como he dicho, me faltan datos por confirmar.

3. Ataque cocodrilesco.

Hablemos de “Il porco” perdón, “Il muscoloso” es un hombre bueno, muy educado y el pobre, no sabe decir que no.

En esta ocasión, había una chica que quería quedar con él, no dejaba de insistir. Nuestro querido amigo al que ya se le habían terminado las excusas y no sabía cómo hacerle entender que aquella no-relación se había terminado dijo:

-No puedo quedar, me ha mordido la cara un cocodrilo.

(Acompañado de foto)

f7427a4b0d719eb047e9980a5d714fbf

Lógicamente, ella se rió y aunque la no-relación no prosperó, hoy en día siguen siendo amigos.

4. Casa de empeños.

Mrs. Two Cents reconoce que se emociona fácilmente y que lloró viendo “Hermano mayor”. Le resulta inevitable aguantar la lagrimita cuando ve a alguna abuelita del programa desbordada por algún personaje loco adolescente.

También lloró con el final de “Un mentiroso compulsivo” y el otro día viendo “Click!” . Esta última me irritó especialmente. Se suponía que era una comedia, y me encuentro con una de las películas más lacrimógenas de todos los tiempos.

Eso, lo admito.

Ahora bien, el rumor que corre por La Familia Corleone (iniciado por  Monsieur Pizza) de que lloré viendo “La Casa de Empeños”, programa de TV en el que la gente tasa objetos.

Eso, si que no.

Desde aquí, también desmiento que al salir del cine me convirtiera en Mike Wazowski.

04f79a8e88a2655f6bd27a1b79eb5700

5. Buffet libre

Era uno de nuestros viajes y ya se sabe, cuando eres estudiante y el dinero escasea, ves las comidas como algo secundario e intentas ahorrar al máximo.

bab204be46dbd15eff4bbc39a9047b4c

Éramos un grupo bastante grande, estábamos visitando a una amiga que estaba de Erasmus. Ella nos hablaba de un sitio en el que por 8 euros teníamos buffet libre.

Nosotros creímos ver el cielo.

Bien, os diré que intentamos entrar TODOS los días, nos resultó imposible conseguir mesa. No fue hasta el último día que fuimos conscientes de lo que pasaba.

En la puerta, junto con el cartel de “No se admiten perros” colgaron (Bueno, algunos aseguran que lo vieron) una foto de un camarada de aquel viaje vetándole la entrada. Esta persona se caracterizaba por devorar todo lo que tuviera delante y por ello, estamos seguros de que los dueños del local, viendo peligrar su negocio, nos prohibieron la entrada.

8257281

Me faltan algunas por contar y seguramente otras tantas por inventar pero que todo eso, ya queda entre nosotros.

Un abrazo y hasta la siguiente camaradas.

@Mrs_Twocents

a3103e57150281c80492348400f79aa0

.-Mrs. Two Cents.