Tenlo claro

Cómo te echaba de menos Mrs. Two Cents.

No es que mis queridas Converses pasaran a mejor vida (Eso nunca) ni que no escribiera cientos de post imaginarios que nunca he llegado a publicar. Tampoco ha sido falta de inspiración pero se me han juntado tantas novedades que ya no sé por dónde empezar.

Estos meses he sido más Mrs. Two Cents que nunca ya sabes a qué me refiero, disfrutar de mis amigos, hacer un master en Bares Paco (hablaré más tarde de ellos) y saltar al terminar de cruzar el paso de cebra y subirme al bordillo.

El fin de semana pasado decidí, junto con mi queridísima Agente Tortuga,  celebrar que hay veces que es mejor perder a ciertas personas de vista. Empezamos festejar a las 5 de la tarde en La Sureña (Oh! Queridos, qué gran invento los cubos de cerveza para los que aún somos pobres y qué exquisitez las lágrimas de pollo). Pasadas unas horas se unió parte de La Familia Corleone y tras sacar de paseo a Pan y Peter (Son unos peces y nuevos miembros de La Familia Corleone) seguimos celebrando hasta las tantas de la noche en un sitio donde siempre es verano y las copas se ponen en cubos de playa.

only summer vibes mrs two cents

(Sólo para los valientes, yo aún no lo soy).

Espera, me estoy desviando de nuevo. Lo que quiero decir es que tras un año y algo más en Búsqueda Activa de Empleo por fin lo he conseguido. Han pasado más cosas en mi querido mundo de Mrs. Two Cents. Algunas anécdotas de La Familia Corleone que os contaré más adelante y otras que me guardaré.

Converses_ Mrs Two Cents tenlo claro blog

Siempre voy en bus a trabajar, me da igual tardar más pero me encanta que El Señor Busero (como decimos en un rincón de Galicia) me reconozca y me desee un buen día. Reconozco que les he cogido un poco de manía a un par de niños que son especialistas en robar sitios (Dios mío, no les aguanto). Pero bueno, ahora les está saliendo bigote y cambiando la voz, ya tienen bastante como para que aún encima yo les mande mal de ojo en secreto. Además, lo compenso con un mico de unos 5 años que siempre tiene cara de sueño y habla sólo en italiano.

Siempre llevo algún libro y hace unos meses, quizá debido al sueño, me di cuenta de que llevaba 10 minutos leyendo el mismo párrafo el cual, terminaba con la siguiente frase:

‘Tenlo claro’.

Y entonces, empecé a pensar en mi querida Mrs. Two Cents del pasado, la que hace unos meses sentía un nudo en el estómago por seguir en ‘Búsqueda Activa de Empleo’. Me acordé de mis largos paseos para salir de casa y no ahogarme en 4 paredes y también de la suerte que tengo al poder contar con Monsieur Pizza, mi querida Familia Corleone y mi oasis en Two Cents in my pocket donde siempre estoy morena y puedo tomar un helado After Eight siempre que me de la gana.

Summer_Mrs Two Cents Blog

Suelo hacer listas. Ya en la universidad, antes de empezar los exámenes, cogía un folio, lo doblaba por la mitad y con un edding negro escribía todo aquello que quería conseguir y frases que no quería olvidar o escribía para autoconvecerme.

‘Tenlo claro’.

Ten claro que habrá situaciones que te harán ver todo con otra perspectiva.

Ten claro que el mundo no es sólo lo que tú conoces, hay mucho más.

Ten claro, que no hay mal que mil años dure ni cuerpo que lo aguante, que el secreto está en el cambio de actitud.

Ten claro que la vida es aquello que pasa mientras te quejas.

Supongo que al leer aquella frase mi cabeza pensó ¿Te acuerdas cuando creías que no ibas a salir del bucle? Pues saliste. Siempre saldrás y si tardas un poco más, estará el Tío Pepe para darte consejo y echarte algún piropo.

tio pepe madrid sunset two cents in my pocket

Eso tenlo claro.

Y así fue como seguí y sigo disfrutando de mis paseos en autobús de camino a mi trabajo, de mis libros, del mico italiano y del cielo de Madrid, que aunque esté contaminado, sigue teniendo un color precioso.

quote motivation mrs two cents style

He decidido que los Bares Paco merecen otro Post y el resto, ya queda entre nosotros.

@Mrs_TwoCents

 

 

 

Anuncios

La caballería.

La caballería estará siempre que la necesites.

La caballería tiene claras sus prioridades.

La caballería, aunque está desperdigada por distintos hemisferios, está preparada para formar filas con tan sólo un silbidito.

Estoy orgullosa de mi cuadrilla de caballería.

Hace unas semanas decidimos perdernos por el Norte de España.

De hecho, uno de esos días nos perdimos de verdad, y por poco terminamos en Francia. Cada uno iba a su bola (o burlao, que ahora sirve para todo) y cuando nos dimos cuenta tan sólo nos habíamos desviado unos 70 kilómetros y es que:

-Me dijisteis que fuera recto y yo, fui recto.

//:

¿Sabéis quién conducía? Creo que ya os hacéis una idea de la personalidad de cada uno de los que forman la Familia Corleone. Él es uno de mis favoritos, bien porque le conozco desde hace más tiempo o bien porque sus historias son las más trambólicas o también puede ser porque siempre le traen la cena en último lugar. Da igual que pida el primero.

Durante esos días, hemos convivido con arañas del tamaño de un puño. Mrs. Two Cents se siente orgullosa de ser una “chica de campo (y de provecho)” pero reconoce que al ver el tamaño de dichos bichitos le salía una risa nerviosa.

La misma que cuando una gaviota te pasa demasiado cerca.

Nothing says summer like a nice seagull shot! Beautiful, can't wait to watch them at the beach.:

Nota: Desde que de pequeña una gaviota me robó mi bocadillo de Nocilla tengo una guerra personal con ellas. De momento, ellas van en cabeza.

En los desayunos, se hacían dos cafeteras. Esto no lo he comentado, pero había uno que aunque había vasos de plástico blancos siempre se cogía el que tenía el estampado de la película “Cars”. Otro era el encargado de las tostadas, que había que hacer en el pasillo porque siempre saben mejor. Disfrutamos de tortitas, atacamos las galletas chiquilín y terminamos la primera noche los botellines de Estrella Galicia.

Los turnos y el tiempo de ducha siempre ha sido nuestro Talón de Aquiles en los viajes. De hecho algún verano, al segundo día, nos hemos tenido que duchar en chanclas.

Or if your Australian. Life's better in thongs :):

Esta vez no hubo chanclas, pero si alguien corriendo de punta a punta de la casa empapado y con espuma porque : “Que no llegamos. No te esperamos”.

Durante esos días adoptamos un perro al que llamamos “Sarni”. Uno de nosotros sigue insistiendo en que intentó atacarle, no le hemos hecho caso. La situación me recordó a un capítulo de Los Simpson (como suele pasar).

En mi cuadrilla, por ironías de la vida, el más grande es el que tiene más facilidad para asustarse. El peluche se llamaba “Wilson”, se lo metíamos dentro de la cama, de la capucha o en cualquier lugar de la casa para que se creyera que le seguía.

Hemos jugado partidas hasta las 6 de la mañana de Monopoly, gastado litro y medio de alcohol y 5 kilos de piñas para que Mr. Fuegote consiguiera encender la chimenea. Todo mérito suyo.

Y , seguimos orgullosos de ti.

Bonfire:

Alguno ha estado al borde del infarto por morder de forma despreocupada una guindilla pensando que era pimiento rojo y aprendieron a distinguir un buen vino, aunque Mrs. Two Cents decidió por su bien seguir siendo fiel a una botella de agua.

Sabia decisión querida.

Llegamos con ganas del reencuentro y nos fuimos pa’ Madrid pasando por Burgos, escuchando Memorias de un Tambor y con el corazón contento.

La caballería estará siempre que la necesites.

La caballería tiene claras sus prioridades.

La caballería, aunque está desperdigada por distintos hemisferios, está preparada para formar filas con tan sólo un silbidito.

Estoy orgullosa de mi cuadrilla de caballería.

20 Less Known Travel Quotes To Inspire You To See The World:

Para ti mi querida Todoterreno.

No más sustos.

Te espera aquí, tu caballería.

-Mrs.Two Cents.

¡Qué descaro Mrs.Two Cents!

Que ya sé que no tenemos ni 4 meses de vida,

Pero… ¿Por qué no?

0b2a86440deed178514b2a1897392569

¿Por qué no probar suerte, subirse a la ola y presentarse a los premios organizados por 20minutos?

Eres una descarada Mrs. Two Cents, sólo tienes dos céntimos en el bolsillo y vas por la vida con tus converses puestas.

(Además, tu y yo sabemos que te tapas la nariz cuando saltas al agua, ¡Qué mujer!)

Aunque supongo que tienes algo de razón Mrs. Two Cents.

Al final del día, habrás visto unas olas magníficas, tendrás la piel un poco más dorada y un regusto a sal.

Que al fin y al cabo, ¿No es el sabor de la vida?

569b1d07000cd719bdbaa2bf510a32d2

Si os gustan las historias, verdades y ocurrencias de Mrs. Two Cents aquí tenéis el enlace para votar:

http://lablogoteca.20minutos.es/two-cents-in-my-pocket-47880/0/