Uno di noi

El de hoy va a ser distinto, veréis, hace unos meses alguien de la Familia Corleone al que llamaremos Caramelito Senior dijo a Mrs. Two Cents que de vez en cuando releía algún post antiguo y que en su ratos libres me escribía uno.

Estábamos tomando unas copas en su casa, algo que ya es habitual pues debemos sacar de paseo a sus peces.

Nota:

El de ahora se llama Picky, Pan y Peter se han ido al cielo de los peces.

Miento, Pan se ha ido al cielo de los peces. Peter debe estar nadando por el Río Manzanares pues fue el que provocó que Peter nos abandonara.

Pero de eso ya hablaremos.

En su momento pensé que eran de las típica cosas que se dicen por decir pero queridos, Caramelito Senior es el tipo de amigo que todos deberíamos tener y no lo digo sólo porque tenga Nivel 3 de Bachata (o eso le hacemos creer) sino porque sin él, La Familia Corleone se habría perdido mucha cosas.

Te enseña a darle naturalidad a la vida, a decir que sí a planes nuevos porque “Yo creo que me lo puedo pasar bien”, a ser independiente aunque un poco adicto al café, a ir de viaje solo y con lo puesto-pero con zapatillas de correr-, a salir de tu zona de confort, a ir a hacer snorkel con un tubo comprado en el chino y preguntar de compadreo a los que visten un neopreno que ¿Cómo está el mar por ahí?

Laguna Beach, CA.:

Hace unas semanas Mrs. Two Cents cumplió un año más, los que me conocen saben que el día de mi cumpleaños me vengo muy arriba. Se lo tengo que decir a todo el mundo (Sí, al Señor Busero también y aunque no me sepa su nombre, cada día somos más amigos).

A lo que iba,

Caramelito cumplió su promesa.

Uno di noi es su Post para Mrs. Two Cents. El primero escrito por alguien de La Familia Corleone.

Espero que lo disfrutéis tanto como yo al leerlo y como BSO no puede ser otra que no sea su querido Joaquín Sabina. En recuerdo a las horas gastadas en una terraza tomando Estrella Galicia después de días de playa, a un camarero que ganó una carrera en tacones y a los kilómetros que hemos recorrido en coche (Y los que nos faltan).

Uno Di Noi

Con tu permiso Mrs. Two Cents, entramos en tu rinconcito con las Converses bien atadas, a ritmo de saltitos de princesa  y la sonrisa de oreja a oreja, a tu manera.

mrs two cents converses.jpg

Bendita universidad. Además de profesores oxidados y asignaturas poco útiles, te permite conocer un nuevo mundo más allá de tu ciudad, savia nueva en forma de personas. Algunas simplemente pasan de refilón por tu vida y otras, como Mrs. Two Cents, llevan escrito en la frente “He venido para quedarme”. Y así, combinando riesgo y diversión en la aventura que suponía hacer botellón en Madrid, comenzó a formarse nuestra segunda familia, la que eliges.

Dime con quién andas y te diré quién eres. Nuestra querida Mrs. Two Cents sufre a La Familia Corleone con gusto, disfruta con cada tara de sus componentes (algunos tienen más que otros) y contribuye a crear el ambiente que nos gusta, ese en el que solo tienes que ser tú mismo. A lo largo de estos años, fuimos a Italia para dormir en Auschwitz en modo habitación Erasmus, adoptamos a un perro con Sarna, planeamos el asesinato de un conserje, nos bebimos Galicia y andamos Madrid. Conocimos a Paco (el original), Senior, il Porco, “Mi gente”, Alcahuete, Él y un sinfín de personajes que hacen aún más divertidas cada una de las historias que hemos compartido. Buen dosier de batallitas para disfrutarlas aún más dentro de unos años, que la memoria no falle.

Familia Corleone

Esta boca es mía. Mrs. Two Cents va a tener complicado la explicación de “Cómo conocí a vuestro padre”. La generación a.t (after Tinder) no entenderá fácilmente como era aquello de enamorarse “in situ”, de jugar a quererse y de elegir a la persona con más esfuerzo que el movimiento del dedo índice, maldita transformación digital.

“En Galiza non se pide nada. Emígrase”. Aunque los tiempos han cambiado desde Castelao, en Galicia todavía se emigra y en Madrid estamos encantados de ello. Mrs. Two Cents es la mejor embajadora que conozco, si bien la capital es la base principal de la caballería, Galicia es el segundo destino oficial gracias a ella. Y veréis, es que ni todas las banderas independentistas juntas respiran tanto amor por su tierra como nuestra querida Manzanita cuando visualiza un bar donde sirven Estrella Galicia, nacionalismo inteligente.

Mrs. Two Cents en una frase, diez palabras.

“La sencillez hace de una persona común una persona excepcional”

Y si el fin del mundo no te pilla bailando que al menos lleves puestas tus Converses y con tu caballería cerca, muy cerca.

Tu caballería.

Converses Familia Corleone Mrs tWO CENTS.jpg

Mrs. Two Cents dice:

Coño, qué suerte tengo

y

GRACIAS,

ha sido otro año fantástico.

 

Anuncios

La caballería.

La caballería estará siempre que la necesites.

La caballería tiene claras sus prioridades.

La caballería, aunque está desperdigada por distintos hemisferios, está preparada para formar filas con tan sólo un silbidito.

Estoy orgullosa de mi cuadrilla de caballería.

Hace unas semanas decidimos perdernos por el Norte de España.

De hecho, uno de esos días nos perdimos de verdad, y por poco terminamos en Francia. Cada uno iba a su bola (o burlao, que ahora sirve para todo) y cuando nos dimos cuenta tan sólo nos habíamos desviado unos 70 kilómetros y es que:

-Me dijisteis que fuera recto y yo, fui recto.

//:

¿Sabéis quién conducía? Creo que ya os hacéis una idea de la personalidad de cada uno de los que forman la Familia Corleone. Él es uno de mis favoritos, bien porque le conozco desde hace más tiempo o bien porque sus historias son las más trambólicas o también puede ser porque siempre le traen la cena en último lugar. Da igual que pida el primero.

Durante esos días, hemos convivido con arañas del tamaño de un puño. Mrs. Two Cents se siente orgullosa de ser una “chica de campo (y de provecho)” pero reconoce que al ver el tamaño de dichos bichitos le salía una risa nerviosa.

La misma que cuando una gaviota te pasa demasiado cerca.

Nothing says summer like a nice seagull shot! Beautiful, can't wait to watch them at the beach.:

Nota: Desde que de pequeña una gaviota me robó mi bocadillo de Nocilla tengo una guerra personal con ellas. De momento, ellas van en cabeza.

En los desayunos, se hacían dos cafeteras. Esto no lo he comentado, pero había uno que aunque había vasos de plástico blancos siempre se cogía el que tenía el estampado de la película “Cars”. Otro era el encargado de las tostadas, que había que hacer en el pasillo porque siempre saben mejor. Disfrutamos de tortitas, atacamos las galletas chiquilín y terminamos la primera noche los botellines de Estrella Galicia.

Los turnos y el tiempo de ducha siempre ha sido nuestro Talón de Aquiles en los viajes. De hecho algún verano, al segundo día, nos hemos tenido que duchar en chanclas.

Or if your Australian. Life's better in thongs :):

Esta vez no hubo chanclas, pero si alguien corriendo de punta a punta de la casa empapado y con espuma porque : “Que no llegamos. No te esperamos”.

Durante esos días adoptamos un perro al que llamamos “Sarni”. Uno de nosotros sigue insistiendo en que intentó atacarle, no le hemos hecho caso. La situación me recordó a un capítulo de Los Simpson (como suele pasar).

En mi cuadrilla, por ironías de la vida, el más grande es el que tiene más facilidad para asustarse. El peluche se llamaba “Wilson”, se lo metíamos dentro de la cama, de la capucha o en cualquier lugar de la casa para que se creyera que le seguía.

Hemos jugado partidas hasta las 6 de la mañana de Monopoly, gastado litro y medio de alcohol y 5 kilos de piñas para que Mr. Fuegote consiguiera encender la chimenea. Todo mérito suyo.

Y , seguimos orgullosos de ti.

Bonfire:

Alguno ha estado al borde del infarto por morder de forma despreocupada una guindilla pensando que era pimiento rojo y aprendieron a distinguir un buen vino, aunque Mrs. Two Cents decidió por su bien seguir siendo fiel a una botella de agua.

Sabia decisión querida.

Llegamos con ganas del reencuentro y nos fuimos pa’ Madrid pasando por Burgos, escuchando Memorias de un Tambor y con el corazón contento.

La caballería estará siempre que la necesites.

La caballería tiene claras sus prioridades.

La caballería, aunque está desperdigada por distintos hemisferios, está preparada para formar filas con tan sólo un silbidito.

Estoy orgullosa de mi cuadrilla de caballería.

20 Less Known Travel Quotes To Inspire You To See The World:

Para ti mi querida Todoterreno.

No más sustos.

Te espera aquí, tu caballería.

-Mrs.Two Cents.