Mil millones más.

Mil millones más.

Veréis, hasta ayer pensaba escribir sobre otra cosa. Algo mucho más ligero, y con el toque de gracia que intenta mantener Mrs. Two Cents.

Ya tenía pensadas varias frases y hasta algunas fotos. Debéis saber que Mrs. Two Cents piensa sobre qué escribir mientras se pierde por Madrid , o en medio de una cena con la Familia Corleone o incluso por una charla que ha tenido con el portero o con una dependienta.

De hecho, la Oda a mis Converses surgió mirándome los pies.

Converse white

Todo esto viene a que ayer, mientras estaba en una charla informativa sobre un curso no paré de hacer preguntas. Desde aquí queridos, os confieso que suelo preguntar mucho, quizá no tanto como mi querido Monsieur Pizza (¡Gracias a Dios!) pero sí lo suficiente.

Hace años, en el colegio, tuve una profesora de Tecnología que nos contaba que ella nunca había dejado de estudiar, siempre quiso seguir aprendiendo y cuando por ejemplo, se compraba un ordenador investigaba todo lo posible para poder aprovecharlo al máximo “Al fin y al cabo has pagado por él, como mínimo deberías saber cómo usarlo”.

Y lo mismo le pasaba con todo lo demás. Era una apasionada del arte, pasaba de un estilo a otro y te hablaba sobre pintores con una pasión contagiosa. Su artista favorito era Leonardo Da Vinci.

Leonardo da vinci

Mi reflexión surgió a la salida de dicha charla informativa mientras andaba por un bordillo (Nivel: equilibrista) y hablaba por teléfono con Monsieur Pizza.

5c2c3f0c0a6ffe2ddecd6348c7687dad

Le contaba que la persona encargada de gestionar dicho cursillo-cursete me había respondido a modo ¿Mofa? cuando le pregunté sobre los docentes y sus CV.

Considero de vital importancia mi tiempo y, después de haber estudiado una carrera de la que me siento realmente orgullosa y conocer a profesores magníficos tengo claro que debo leer la letra pequeña para saber en qué me estoy metiendo y saber si podré aprovecharlo al máximo.

Y eso incluye tener iniciativa, no dar las cosas por hecho y hacer mil millones de preguntas para seguir aprendiendo.

walt disney

Desde aquí os pido que prometáis seguir manteniendo vuestra curiosidad. No la que mató al pobre gato pero sí la que hizo que el gato se mereciera sus 7 vidas. La que hace que surjan nuevas ideas, proyectos y la que impide que te conviertas en una momia.

JUMP

Da igual que sigas sin trabajo amigo, a todos nos toca de cerca pero ya llegará y puede ser que los datos del paro hayan bajado y que tú no seas una de las razones (Tranqui, tu y yo sabemos que no es tan fácil). Entiendo que te quedaras descolocado porque la entrevista de trabajo no salió como te esperabas, o que algunos días sólo pienses en volver a casa y que “Quién me mandaría a mi” coger una maleta e irme fuera.

b8907386d6c552e97331b1f9095c315a

Recuerda que nadie dijo que fuera fácil pero que hay mil millones de razones para reinventarse. Mantén tu curiosidad y conserva tu instinto felino. Nunca dejes de preguntar por tener miedo a resaltar. Levanta la mano, la voz y pisa fuerte.

Tienes mil millones de aventuras más por vivir y tú querido, serás el protagonista.

replace quote

Y el resto, ya queda entre nosotros.
Mrs. Two Cents
@Mrs_TwoCents

Gracias papá y mamá.

Anuncios

Frases de Padres

Frases de Padres

Padres, madres, hermanos mayores o esos tíos enrollados que te enseñaron tus primeras palabrotas.

Mrs. Two Cents les hace un hueco a todos y recopila algunas de sus frases célebres. Las cuales, seguro que tú también escuchaste.

Y es que queridos, el 19 de Marzo nos toca volver a ser pequeños.

dad kid walk

1. Las malditas vitaminas.

No me refiero al temido zumo de naranja con pulpa que debías beber a la velocidad de la luz. No. Voy más allá.

Y es que una pequeña Mrs. Two Cents volvió a mi mente hace unas semanas cuando sin querer (Lo digo en serio mamá) se le cayó una pieza de fruta al suelo. Entonces, vino a mi mente la imagen de una niña con cara redonda, en la playa, jugando con sus primos mientras merendaba.

La pequeña Mrs. Two Cents siempre tenía la mala suerte de que su merienda (Bocadillo o pieza de fruta) terminaba en el suelo. La primeras veces coló, pero es que tras varias catástrofes, su querida madre tomó medidas.

b44444191de802419ddde2122f3d94e0

Y es que es imposible olvidar aquella sensación. Morder tu querido bocadillo de Nocilla con arena incrustado y escuchar como suena “CRONCH”, “CRONCH”.

Mamá, si me estás leyendo entiendo que pensaras que tiraba el plátano aposta… Pero desde aquí te digo que con “soplar” y decir “Así no se nota, como nuevo” tampoco se solucionaba nada.

2. Juega con tu hermano.

Esta frase se la suelen decir a los hermano mayores que como yo, les tocaba cargar con los pequeños.

¡Cómo incordiaban! ¡Cómo desordenaban! ¡Cómo se notaba que les habían comprado en el rastro y eran de otra familia! … Pero ahora que han pasado los años y están lejos.. ¡Cómo les echa una de menos!

Brother bed

Nota: No podía faltar, qué me decís del “Os toca dormir pies-con-cabeza”

3. No te pegues a la tele (y otras variantes).

Creo que debe ser algo universal. Ya sabéis.

-No te pegues a la tele porque, … Te quedarás bizco.

-No leas con la luz apagada porque,… Te quedarás bizco.

-No mires directamente al sol porque,… Sí, también te puedes quedar bizco.

4. Ranas y tripas. 

Mientras se cocinaba en la cocina, a veces metía el dedo en el cuenco de la sal y disfrutaba de mi atrevimiento. Lo reconozco.

Pero lo de tragarme los chicles era desinteresado, no quería tirarlo al suelo y todos sabemos qué pasó la última vez que te lo guardaste en el bolsillo del abrigo… Era la mejor opción.

Lo que no llegaba a entender es cómo de la sal podían salir ranas y por qué el chicle boomer quería pegar mis tripas.

354752a39b151d8a2374726299c97413

5. Taburetes y toboganes.

-¡Niño, ponte bien! Que tu primo se rompió la crisma (o brazo).

Ya sabéis. Apoyarse en dos patas del taburete, delanteras o traseras, pero JAMÁS en las cuatro a la vez, que tú sabes que eso es de cobardes.

El riesgo que implicaba dicha hazaña era similar al de tirarte por el tobogán de cabeza. O dar la vuelta entera con el columpio (Sí, claro).

Desde aquí Mrs. Two Cents hace un llamamiento a todos los que como ella (Sí,claro) consiguieron dar la vuelta completa con el columpio.

fc007a36ac75ee5826a1833fc0613db3

6. Ponte el abrigo que así es como te enfrías.

Qué incordio de abrigos… A no ser, claro está, que tuvieras capucha y lo llevaras puesto solo con la capucha. Era como una pseudo-capa.

dfeeedc05330d82e40fc2164a105395e

7. No hagas bola/bolón.

Malditos sean aquellos trozos de carne duros que era imposible digerir. Parecía serrín.

Y si además se acompañaban de un “Mueve la mandíbula” o “Come más rápido” en un comedor del colegio… Aquello era una tarea hercúlea.

8. Te vas a marear.

Ahora sabes que tenían razón, pero …¿Quién se iba a imaginar que dar 16853 vueltas sobre ti misma iba a conseguir dejarte mareada toda la tarde y librarte de ir a clase por la tarde?

Pequeña Mrs. Two Cents del pasado:

Well done!

(Creo)

its ok

9. Leoneras y loros.

Mi cuarto, compartido con hermanos, por supuesto, por lo que la mayor parte del desorden lo originaban ellos (No hay duda).

cuarto kids

Mi padre siempre nos decía:

-Este cuarto parece una leonera, quiero que lo dejéis como los chorros del oro.

En su momento, la pequeña Mrs. Two Cents entendía “como los chorros del loro” y no paraba de preguntarse qué demonios tendría el maldito loro con unos chorros. De hecho, se imaginaba una fuente con loros. Por eso, nunca llegaba a entender qué le pedía su padre y qué había que hacer con toda la colección de pin y pon que había desperdigados por el cuarto.

29249174d37e7c553ad36127c4755846

10. Sana, sanita,…

Creo que es mi favorita.

Porque como dice mi querido padre “Cómo sufrimos los que somos pequeños” y como dice Mrs. Two Cents… ¡Qué bien sienta tener a los mayores para ayudarnos con los dragones!

4ba4648d3860b9cdb52088d186590623

Hasta la siguiente y a cazar dragones.

Mrs. Two Cents

Tipos de amigos en una Discoteca

Tipos de amigos en una Discoteca

La Familia Corleone se reúne de nuevo y esta vez salimos por la noche.

Seguramente a Mrs. Two Cents se le escape alguien pero cuenta contigo para que éste fin de semana realices un trabajo de campo y le ayudes a seguir aumentando la lista.

3f8c602f76a1d81999457ac3f212d455

1. El que conoce a …. y que ….

Momentos antes de recoger el chiringuito y poner rumbo a la discoteca alguien de La Familia Corleone dirá que conoce a alguien que trabaja como RRPP (Un mandamás dice) y que conseguirá pasarnos a todos gratis, con copas y sin esperar colas.

Suena bien, verdad? No quisiera decepcionarte pero lo más seguro es que la mayoría de las veces ése RRPP no sea tan mandamás o simplemente ni esté.

437858681f0e4c4d386e5b0f4b466424

Eso sí, La Familia Corleone debe permanecer siempre unida y si hay que pagar se paga y si hay que esperar y pasar frío pues… Pues nos hacemos amigos de los que están en listas y nos colamos todos juntos.

2. El que se queda fuera.

En mi Familia Corleone lo definimos como bonaco. 

Es verdad que te juraron y perjuraron que ésta vez no se pondrían la camisa morada/negra/de astronauta brillante. Pero el bonaco no puede evitarlo.

20648931

Su dress code llevará algún complemento que le delata como exceso de gomina, tirantes, corbata y chaleco, zapatos de punta,… Su naturaleza bonaquil les delata.

En el caso de las chicas, se han pasado con las copas o tropiezan

Nota: Su noche consistirá en planear su entrada como si de una partida del RISK se tratara y conseguir despistar al puertas. Además, no parará de repetir:

-Pero tío, no lo entiendo. Hoy voy bien vestido.

Y tú, que eres buen amigo asientes y sonríes.

3. El que se pierde.

No falla.

Nunca sabrás lo que hace, quizá ha conocido a alguien, o se ha encontrado con un compañero del colegio o simplemente pagó, entró, dio una vuelta por la discoteca y como “No os encontraba” volvió a salir para irse a su casa.

be2f95b0b99e124166e29cf48913a1b8

4. El pringao de la barra.

¿Os acordáis de Los Tipos de amigos en una cena? Bien, pues “El amigo de Murphy” ahora está en una discoteca.

Es decir, aunque sea el que más tiempo lleva esperando en la barra para pedir su copa será el último al que atiendan y lo más seguro es que una vez la consiga, a los 10 minutos (aproximadamente) alguna chica sin corazón se la tire al suelo con un movimiento de melena.

Nota: Probablemente también termine con la camisa o pantalón manchado … Pero le queremos.

44636516e5c7d5a0bd108f1be61033c1

5. El del baile del menisco.

Movimiento: Pies anclados al suelo, copa en mano y flexionamos ligeramente la pierna derecha al ritmo de la música sin cambiar nuestra posición.

Existe otra estilo de baile junto con el del menisco igual de practicado por todos. Consiste en representar mediante mímica la letra de la canción.

Ejemplo:

Canción: “Serrucho, serrucho….Yo soy tu carpintero”

Movimiento: Simular cortar madera o clavar un cuadro en la pared.

Nota: En caso de tratarse de una canción en inglés el baile consistirá en levantar la mano derecha y “cortar el aire” al ritmo de la música.

1223405590786_f

6. El que aparece en un Reservado.

Nadie sabe por qué, pero en un momento de la noche le verás rodeado de gente desconocida (Ahora sus nuevos-mejores-amigos) mientras comparte con ellos unas copas y disfruta de la comodidad de un reservado.

37f8eafd0a402561b13e41a5e27ad71c

Se creerá el amo y señor de la zona acordonada y por ello, el resto de La Familia Corleone no dudará en hacerle compañía.

7. El de las charlas.

Normalmente no es así. Pero en ocasiones se vuelve un filósofo y debe compartir con el resto del mundo su sabiduría.

Te hará “La envolvente” y pasará su brazo por tus hombros haciéndote una llave de judo de tal manera que resulta imposible escapar mientras te grita al oído y comparte sus 50 minutos de reflexiones sobre la vida.

c0448bbeb2f0ed7a5f71cebd533023aa

Imposible huir. Imposible parar ése oleaje de pensamientos. Sé fuerte y aguanta, ya sólo te quedan 49 minutos más.

8.  El temperamental.

Si alguien le empuja bailando el empujará también. Eso sí, tras algún encontronazo al final de la noche todo quedará arreglado.

9. El cono.

No es que no le guste salir, es sólo que lo vive menos aunque dependerá del día y de otros factores.

10. El que pierde su abrigo, bolso o móvil.

Hace unos años, alguien muy querido de mi Familia Corleone perdió su abrigo (Con móvil, cartera y llaves de casa dentro) No es que lo dejara abandonado en alguna esquina. Él no es así.

De hecho, lo guardó en el ropero para evitar disgustos pero perdió el ticket y tuvo que esperar hasta las tantas de la mañana para que al final le dijeran que lo sentían mucho, pero que su abrigo no estaba allí.

Se pasó todo el camino a casa repitiendo sólo la palabra “Abrigo”.Daba igual lo que le preguntaras.

Durante los meses siguientes, cuando alguien de la Familia Corleone se trababa al contarnos algo o hacía algo estúpido todos repetíamos en bucle “Abrigo”, “Abrigo”, “¿Abrigo?” o nos metíamos con el diciéndole “Eres muy abrigo”.

Son ésas situaciones estúpidas y bromas que fuera de tu “Familia Corleone” no tienen sentido las que consiguen que cada semana necesites volver a reunirte con ellos.

Que es verdad que cada vez tienes menos tiempo,

Que estás muy cansado

y que mañana tienes que madrugar.

Pero qué bien te lo pasas con ésos cabroncetes.

Y así los Lunes, saben mejor.

51b93b4047f56e6cda1fd3be9a99c8b1

-Mrs. Two Cents

¿Qué les pediste a los Reyes Magos y JAMÁS te trajeron?

Mrs. Two Cents se solidariza con tu niño interior. Puede ser que la herida aún esté abierta y antes de empezar, sabemos que tu comportamiento siempre fue intachable y ésos regalos, aún están en camino… ¡Pero es que Oriente está muy lejos hijo!

Empezamos chavales:

1. Un perro (O un hermano pequeño…O un gemelo)

puppy christmas

Lo sé.

Aún duele.

Yo también dormí agobiada pensando que mi  “Futuro-Perro-Teddy” podría ahogarse si le envolvían en papel de regalo o no le hacían agujeros en la caja.

Aún peor, mi “Futuro-Perro-Teddy” podría destrozar el resto de los regalos que me traían los Reyes.

En fin, el perro no llegó, y el gemelo tampoco.

Nota: El pedir una correa de perro en vez del perro para ver si “cuela” tampoco funcionó.

 2. Una batería/guitarra eléctrica/superkaraoke.

Podrías haber llegado alto pequeño, los Rolling te habrían dedicado una canción.

Te podrías haber codeado con Mick Jagger, inspirar a Jimmi Hendrix y bromear sobre los Grammy Awards.

No te culpes por no haberlo conseguido.

No pudiste practicar.

Rolling Stones

3. Una cama elástica o una “casa del árbol”.

La idea es fantástica desde el principio, pero si le añades que puede ser la futura cama de tu “Futuro-Hermano/a Gemelo/a” ya no hay excusas.

¿Por qué Baltasar no fué capaz de verlo?

4. Disfraz “Son Gohanda” o de “Princesa de Disney”

Porque ir de Árbol, Estrella o Pastor te curte como persona.

disfraz estrella

(Y tiene más carisma)

 5. Fábrica de Gominolas.

Tú podrías haber sido el primer emprendedor, eras un genio.

¡Adiós presupuesto de 25 pesetas!

¡Adiós colas en la tienda de gominolas!

¡Adiós gominolas duras como ladrillos (Que no ladrillos… Esos son un manjar)!

Habrías sido “El Rey del Patio” pero nos falló el amor. El amor de Los Reyes Magos por tu dentadura.

Rey_bob_porta

 6. Las zapatillas “Lelly Kelly”

Tenis fabricados con purpurina, risa de unicornio y luces de hadas.

Con el paso del tiempo he agradecido a los RRMM que no me las trajera pues eran bastante horteras…  ¡Pero madre mía, cómo las quería!

Lelli Kelly

Nota: No he conseguido la foto de las originales pero tenían mucha más purpurina y al pisar se iluminaban. Canela en rama.

 7. Una Bici.

¡Ojo! Una con marchas… Eso sí que era de cágatelorito.

Bici

 8Pilas, y del tamaño adecuado.

Nunca las pedí, pero debí hacerlo.

Se suponía que iba implícito si el juguete necesitaba pilas.

Tener que esperar a que abran las tiendas para poder estrenar tus juguetes es algo cruel, y si además, llevas despierto desde las 5 de la mañana, ya es algo insufrible.

Seguro que a Mrs.Two Cents se le ha escapado algún regalo… Pero cuenta contigo para seguir aumentando la lista.

Feliz Diciembre y a emborracharse de Espíritu Navideño… Aunque éso, ya [Queda entre nosotros]

.-Mrs.Two Cents