Note to self

Mrs.Two Cents dice:

Que vivan las vacaciones fuera de cobertura y entre amigos.

14283424494161

Anuncios

Frases de Padres

Frases de Padres

Padres, madres, hermanos mayores o esos tíos enrollados que te enseñaron tus primeras palabrotas.

Mrs. Two Cents les hace un hueco a todos y recopila algunas de sus frases célebres. Las cuales, seguro que tú también escuchaste.

Y es que queridos, el 19 de Marzo nos toca volver a ser pequeños.

dad kid walk

1. Las malditas vitaminas.

No me refiero al temido zumo de naranja con pulpa que debías beber a la velocidad de la luz. No. Voy más allá.

Y es que una pequeña Mrs. Two Cents volvió a mi mente hace unas semanas cuando sin querer (Lo digo en serio mamá) se le cayó una pieza de fruta al suelo. Entonces, vino a mi mente la imagen de una niña con cara redonda, en la playa, jugando con sus primos mientras merendaba.

La pequeña Mrs. Two Cents siempre tenía la mala suerte de que su merienda (Bocadillo o pieza de fruta) terminaba en el suelo. La primeras veces coló, pero es que tras varias catástrofes, su querida madre tomó medidas.

b44444191de802419ddde2122f3d94e0

Y es que es imposible olvidar aquella sensación. Morder tu querido bocadillo de Nocilla con arena incrustado y escuchar como suena “CRONCH”, “CRONCH”.

Mamá, si me estás leyendo entiendo que pensaras que tiraba el plátano aposta… Pero desde aquí te digo que con “soplar” y decir “Así no se nota, como nuevo” tampoco se solucionaba nada.

2. Juega con tu hermano.

Esta frase se la suelen decir a los hermano mayores que como yo, les tocaba cargar con los pequeños.

¡Cómo incordiaban! ¡Cómo desordenaban! ¡Cómo se notaba que les habían comprado en el rastro y eran de otra familia! … Pero ahora que han pasado los años y están lejos.. ¡Cómo les echa una de menos!

Brother bed

Nota: No podía faltar, qué me decís del “Os toca dormir pies-con-cabeza”

3. No te pegues a la tele (y otras variantes).

Creo que debe ser algo universal. Ya sabéis.

-No te pegues a la tele porque, … Te quedarás bizco.

-No leas con la luz apagada porque,… Te quedarás bizco.

-No mires directamente al sol porque,… Sí, también te puedes quedar bizco.

4. Ranas y tripas. 

Mientras se cocinaba en la cocina, a veces metía el dedo en el cuenco de la sal y disfrutaba de mi atrevimiento. Lo reconozco.

Pero lo de tragarme los chicles era desinteresado, no quería tirarlo al suelo y todos sabemos qué pasó la última vez que te lo guardaste en el bolsillo del abrigo… Era la mejor opción.

Lo que no llegaba a entender es cómo de la sal podían salir ranas y por qué el chicle boomer quería pegar mis tripas.

354752a39b151d8a2374726299c97413

5. Taburetes y toboganes.

-¡Niño, ponte bien! Que tu primo se rompió la crisma (o brazo).

Ya sabéis. Apoyarse en dos patas del taburete, delanteras o traseras, pero JAMÁS en las cuatro a la vez, que tú sabes que eso es de cobardes.

El riesgo que implicaba dicha hazaña era similar al de tirarte por el tobogán de cabeza. O dar la vuelta entera con el columpio (Sí, claro).

Desde aquí Mrs. Two Cents hace un llamamiento a todos los que como ella (Sí,claro) consiguieron dar la vuelta completa con el columpio.

fc007a36ac75ee5826a1833fc0613db3

6. Ponte el abrigo que así es como te enfrías.

Qué incordio de abrigos… A no ser, claro está, que tuvieras capucha y lo llevaras puesto solo con la capucha. Era como una pseudo-capa.

dfeeedc05330d82e40fc2164a105395e

7. No hagas bola/bolón.

Malditos sean aquellos trozos de carne duros que era imposible digerir. Parecía serrín.

Y si además se acompañaban de un “Mueve la mandíbula” o “Come más rápido” en un comedor del colegio… Aquello era una tarea hercúlea.

8. Te vas a marear.

Ahora sabes que tenían razón, pero …¿Quién se iba a imaginar que dar 16853 vueltas sobre ti misma iba a conseguir dejarte mareada toda la tarde y librarte de ir a clase por la tarde?

Pequeña Mrs. Two Cents del pasado:

Well done!

(Creo)

its ok

9. Leoneras y loros.

Mi cuarto, compartido con hermanos, por supuesto, por lo que la mayor parte del desorden lo originaban ellos (No hay duda).

cuarto kids

Mi padre siempre nos decía:

-Este cuarto parece una leonera, quiero que lo dejéis como los chorros del oro.

En su momento, la pequeña Mrs. Two Cents entendía “como los chorros del loro” y no paraba de preguntarse qué demonios tendría el maldito loro con unos chorros. De hecho, se imaginaba una fuente con loros. Por eso, nunca llegaba a entender qué le pedía su padre y qué había que hacer con toda la colección de pin y pon que había desperdigados por el cuarto.

29249174d37e7c553ad36127c4755846

10. Sana, sanita,…

Creo que es mi favorita.

Porque como dice mi querido padre “Cómo sufrimos los que somos pequeños” y como dice Mrs. Two Cents… ¡Qué bien sienta tener a los mayores para ayudarnos con los dragones!

4ba4648d3860b9cdb52088d186590623

Hasta la siguiente y a cazar dragones.

Mrs. Two Cents

Rumores y menti … Historias.

Cada semana intentamos volver a juntarnos.

Todos tienen sus trabajos, estudian su máster o llegan agotados después de una semana de estrés y sueño acumulado. Alguien de la Familia Corleone  a quien llamaremos “Il ragazzo peligrouso” siempre dice lo siguiente:

“Si quieres ver a alguien. Le ves.”

Tiene razón.

Esta semana el ritual de quedada fue mejor, pues nos reencontramos con alguien de la Familia Corleone a quien hacía meses que no veíamos. Le podríamos llamar hijo pródigo, aunque creo que me gusta más “Bolindrín”.

Bolindrín es un buen amigo, mejor persona y un pésimo jugador de palas. Él es experto en las claras de huevo, un excelente nadador (¿no?) y quedó finalista en la categoría “Comer a la velocidad de la luz. Tarifa 2013”.

Además, y aunque aún no está demostrado, tocar su cabeza da suerte.

¡Mrs. Two Cents deja de irte por las ramas!

A lo que iba, mientras cenábamos en un sitio de Madrid y como es tradición, empezamos a recordar viejas batallitas. Reconozco que me enteré de alguna que no conocía y que me hizo reír hasta doblarme. Algunas de las historias contadas el otro día fueron reales y otras empezaron como rumores imposibles de creer pero a base de ser repetidas se convirtieron en verídicas y son contadas a las nuevas generaciones.

Ejemplo: Mi amigo que se convirtió en elefante o como la historia de Joey en Friends a lo mochilero por Europa.

Mrs. Two Cents ha recopilado algunas y espera que le contéis las vuestras, ¡Ahí van!

1. Estanque del Retiro.

Mrs. Two Cents NO desmentirá del todo esta historia pues en su cabeza ha construido ése día a la perfección.

Bien, sería Abril y Madrid ya olía a primavera, Mrs. Two Cents y alguien de la Familia Corleone a quien llamaremos “Monsieur Pizza” tenían una… ¿Cita?

f32fe698ae0841d15f013636b3662e7f

Como ocurre siempre que se empieza a quedar con una Pizza, o chico, tus amigas te acribillan a preguntas, de las cuales, no sabes responder a la mayoría.

Mrs. Two Cents, que ya estaba un poquito cansada de contar la misma historia y que además, prefería guardarse algo de ése día para ella, decidió tomar medidas.

Pensó que lo mejor sería centrar la atención en otro momento de la cita y no en la cita en sí.

Por ello, empezó a contar que durante la tarde, Monsieur Pizza quiso devolver un balón de fútbol a unos niños que se les había escapado mientras jugaban más adelante.

¡Pobre Monsieur Pizza! Qué mala suerte tuvo, que al chutar y como el balón estaba cerca de un estanque perdió el equilibrio y acabó dentro, empapado.

-Pero tía/tío no le comentes nada,… que el pobre ya pasó bastante vergüenza. Si le preguntas te va a decir que es mentira.

Así fue, aquella historia aún sigue circulando como cierta.

Han pasado unos cuantos años y seguimos riéndonos juntos… Así que supongo, que Mrs. Two Cents no lo hizo tan mal al fin y al cabo.

tumblr_n0wsjalohg1qlf2exo1_500

2. Esmoquin blanco.

Era fin de año y a alguien de la Familia Corleone se le ocurrió aparecer con un esmoquin-blanco-astronauta ( Dícese de esmoquin blanco con reflejos brillantes) y con zapatos de punta.

Lo que ocurrió aquella noche aún no está muy claro y hará falta hacer una investigación mayor. Eso sí, sabemos seguro que lo del traje era cierto (Existe un montaje de fotos que lo demuestra) , que aquella noche conoció e hizo buenas migas con una ¿Celebrity? de las redes sociales de aquella época y que al día siguiente se despertó convertido en mono.

d982f91eef9f4b97d2f03321db4fc1b1

Como he dicho, me faltan datos por confirmar.

3. Ataque cocodrilesco.

Hablemos de “Il porco” perdón, “Il muscoloso” es un hombre bueno, muy educado y el pobre, no sabe decir que no.

En esta ocasión, había una chica que quería quedar con él, no dejaba de insistir. Nuestro querido amigo al que ya se le habían terminado las excusas y no sabía cómo hacerle entender que aquella no-relación se había terminado dijo:

-No puedo quedar, me ha mordido la cara un cocodrilo.

(Acompañado de foto)

f7427a4b0d719eb047e9980a5d714fbf

Lógicamente, ella se rió y aunque la no-relación no prosperó, hoy en día siguen siendo amigos.

4. Casa de empeños.

Mrs. Two Cents reconoce que se emociona fácilmente y que lloró viendo “Hermano mayor”. Le resulta inevitable aguantar la lagrimita cuando ve a alguna abuelita del programa desbordada por algún personaje loco adolescente.

También lloró con el final de “Un mentiroso compulsivo” y el otro día viendo “Click!” . Esta última me irritó especialmente. Se suponía que era una comedia, y me encuentro con una de las películas más lacrimógenas de todos los tiempos.

Eso, lo admito.

Ahora bien, el rumor que corre por La Familia Corleone (iniciado por  Monsieur Pizza) de que lloré viendo “La Casa de Empeños”, programa de TV en el que la gente tasa objetos.

Eso, si que no.

Desde aquí, también desmiento que al salir del cine me convirtiera en Mike Wazowski.

04f79a8e88a2655f6bd27a1b79eb5700

5. Buffet libre

Era uno de nuestros viajes y ya se sabe, cuando eres estudiante y el dinero escasea, ves las comidas como algo secundario e intentas ahorrar al máximo.

bab204be46dbd15eff4bbc39a9047b4c

Éramos un grupo bastante grande, estábamos visitando a una amiga que estaba de Erasmus. Ella nos hablaba de un sitio en el que por 8 euros teníamos buffet libre.

Nosotros creímos ver el cielo.

Bien, os diré que intentamos entrar TODOS los días, nos resultó imposible conseguir mesa. No fue hasta el último día que fuimos conscientes de lo que pasaba.

En la puerta, junto con el cartel de “No se admiten perros” colgaron (Bueno, algunos aseguran que lo vieron) una foto de un camarada de aquel viaje vetándole la entrada. Esta persona se caracterizaba por devorar todo lo que tuviera delante y por ello, estamos seguros de que los dueños del local, viendo peligrar su negocio, nos prohibieron la entrada.

8257281

Me faltan algunas por contar y seguramente otras tantas por inventar pero que todo eso, ya queda entre nosotros.

Un abrazo y hasta la siguiente camaradas.

@Mrs_Twocents

a3103e57150281c80492348400f79aa0

.-Mrs. Two Cents.