Padres, madres, hermanos mayores o esos tíos enrollados que te enseñaron tus primeras palabrotas.

Mrs. Two Cents les hace un hueco a todos y recopila algunas de sus frases célebres. Las cuales, seguro que tú también escuchaste.

Y es que queridos, el 19 de Marzo nos toca volver a ser pequeños.

dad kid walk

1. Las malditas vitaminas.

No me refiero al temido zumo de naranja con pulpa que debías beber a la velocidad de la luz. No. Voy más allá.

Y es que una pequeña Mrs. Two Cents volvió a mi mente hace unas semanas cuando sin querer (Lo digo en serio mamá) se le cayó una pieza de fruta al suelo. Entonces, vino a mi mente la imagen de una niña con cara redonda, en la playa, jugando con sus primos mientras merendaba.

La pequeña Mrs. Two Cents siempre tenía la mala suerte de que su merienda (Bocadillo o pieza de fruta) terminaba en el suelo. La primeras veces coló, pero es que tras varias catástrofes, su querida madre tomó medidas.

b44444191de802419ddde2122f3d94e0

Y es que es imposible olvidar aquella sensación. Morder tu querido bocadillo de Nocilla con arena incrustado y escuchar como suena “CRONCH”, “CRONCH”.

Mamá, si me estás leyendo entiendo que pensaras que tiraba el plátano aposta… Pero desde aquí te digo que con “soplar” y decir “Así no se nota, como nuevo” tampoco se solucionaba nada.

2. Juega con tu hermano.

Esta frase se la suelen decir a los hermano mayores que como yo, les tocaba cargar con los pequeños.

¡Cómo incordiaban! ¡Cómo desordenaban! ¡Cómo se notaba que les habían comprado en el rastro y eran de otra familia! … Pero ahora que han pasado los años y están lejos.. ¡Cómo les echa una de menos!

Brother bed

Nota: No podía faltar, qué me decís del “Os toca dormir pies-con-cabeza”

3. No te pegues a la tele (y otras variantes).

Creo que debe ser algo universal. Ya sabéis.

-No te pegues a la tele porque, … Te quedarás bizco.

-No leas con la luz apagada porque,… Te quedarás bizco.

-No mires directamente al sol porque,… Sí, también te puedes quedar bizco.

4. Ranas y tripas. 

Mientras se cocinaba en la cocina, a veces metía el dedo en el cuenco de la sal y disfrutaba de mi atrevimiento. Lo reconozco.

Pero lo de tragarme los chicles era desinteresado, no quería tirarlo al suelo y todos sabemos qué pasó la última vez que te lo guardaste en el bolsillo del abrigo… Era la mejor opción.

Lo que no llegaba a entender es cómo de la sal podían salir ranas y por qué el chicle boomer quería pegar mis tripas.

354752a39b151d8a2374726299c97413

5. Taburetes y toboganes.

-¡Niño, ponte bien! Que tu primo se rompió la crisma (o brazo).

Ya sabéis. Apoyarse en dos patas del taburete, delanteras o traseras, pero JAMÁS en las cuatro a la vez, que tú sabes que eso es de cobardes.

El riesgo que implicaba dicha hazaña era similar al de tirarte por el tobogán de cabeza. O dar la vuelta entera con el columpio (Sí, claro).

Desde aquí Mrs. Two Cents hace un llamamiento a todos los que como ella (Sí,claro) consiguieron dar la vuelta completa con el columpio.

fc007a36ac75ee5826a1833fc0613db3

6. Ponte el abrigo que así es como te enfrías.

Qué incordio de abrigos… A no ser, claro está, que tuvieras capucha y lo llevaras puesto solo con la capucha. Era como una pseudo-capa.

dfeeedc05330d82e40fc2164a105395e

7. No hagas bola/bolón.

Malditos sean aquellos trozos de carne duros que era imposible digerir. Parecía serrín.

Y si además se acompañaban de un “Mueve la mandíbula” o “Come más rápido” en un comedor del colegio… Aquello era una tarea hercúlea.

8. Te vas a marear.

Ahora sabes que tenían razón, pero …¿Quién se iba a imaginar que dar 16853 vueltas sobre ti misma iba a conseguir dejarte mareada toda la tarde y librarte de ir a clase por la tarde?

Pequeña Mrs. Two Cents del pasado:

Well done!

(Creo)

its ok

9. Leoneras y loros.

Mi cuarto, compartido con hermanos, por supuesto, por lo que la mayor parte del desorden lo originaban ellos (No hay duda).

cuarto kids

Mi padre siempre nos decía:

-Este cuarto parece una leonera, quiero que lo dejéis como los chorros del oro.

En su momento, la pequeña Mrs. Two Cents entendía “como los chorros del loro” y no paraba de preguntarse qué demonios tendría el maldito loro con unos chorros. De hecho, se imaginaba una fuente con loros. Por eso, nunca llegaba a entender qué le pedía su padre y qué había que hacer con toda la colección de pin y pon que había desperdigados por el cuarto.

29249174d37e7c553ad36127c4755846

10. Sana, sanita,…

Creo que es mi favorita.

Porque como dice mi querido padre “Cómo sufrimos los que somos pequeños” y como dice Mrs. Two Cents… ¡Qué bien sienta tener a los mayores para ayudarnos con los dragones!

4ba4648d3860b9cdb52088d186590623

Hasta la siguiente y a cazar dragones.

Mrs. Two Cents

Anuncios

17 comentarios en “Frases de Padres

  1. Me he reído muchísimo. Ayyyy, los hermanos pequeños… Yo era la cuarta de cinco, así que fui pequeña y mayor. Mis hermanas cargaban conmigo a todos lados y yo luego con mi hermana pequeña. Creo que conmigo fueron más crueles, pues según mis hermanas me encontraron en el cubo de la basura :’-( ¡Qué dura es la infancia y cómo te inmuniza para el resto de la vida! Eso sí, hoy en día sin rencores, que los hermanos son lo mejor.

    Me gusta

    1. Jajajajajajajaja ! Me parto, todos los hermanos pequeños vienen de un cubo de la basura o… Estaban de oferta en un Supermercado y hubo que comprarlos.

      La verdad es que yo confieso que como hermana mayor algunas veces he sido un poco mala con ellos, pero todo era hecho con cariño y para curtirles jajaja!

      Lo bueno es que ahora nos reímos recordándolo y sin rencores claro.

      Un abrazo fuerte y no sabes cuánto me alegra tu comentario.

      Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias! Jajajajaja!
      Lo bueno de ser hermana mayor es que creabas escuela, los siguientes seguían tus pasos Jajaja!

      Lo de los chicles era inevitable, tirarlos al suelo era una guarrada jajaja!

      Un abrazo fuerte 🙂 !
      Me encanta que te pases por aquí

      Le gusta a 1 persona

  2. ostras, cómo me he reído con lo del “crunch crunch” del bocadillo de Nocilla! jajaja nos ha pasado a todos creo! Y bueno, en este caso yo era la hermana pequeña, pero créeme, era adorable! 😀 Un post genial, como siempre. 🙂

    Me gusta

    1. Jajajajaja! Muchas gracias Tejetintas, es que es un sonido que yo creo que no se olvida…

      Todos los hermanos pequeños son adorables, pero había que hacerles ” sufrir” de vez en cuando y con mucho cariño, claro!

      Gracias a ti por pasarte,
      ¿Tampoco conseguiste dar la vuelta entera con el columpio, verdad? Si es que es imposible.

      Me gusta

  3. Que bueno! Con “soplar” no bastaba para nada, ya no era el mismo bocadillo…
    Me he reído mucho, cuando leo cosas como esta echo de menos la infancia, a veces haría una escapadita…jajaj
    Genial como siempre 😉
    un abrazo!

    Me gusta

    1. No bastaba para nada! Te prometo que aún recuerdo ese CRONCH, CRONCH en mi cabeza jajajaja!

      Me alegra muchísimo hacerte reír y que por lo menos, lo pasaras bien recordándote con unos años menos!

      Confieso que yo también haría alguna escapadita 🙂

      Un abrazo muy fuerte y muchísimas gracias por pasarte, eres genial!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s